Las vacaciones de invierno están por llegar, lo que puede causar que lleguen muchas visitas a tu casa. A algunos peques les encanta que lleguen de visita abuelita y abuelito y los recibe con los brazos abiertos, a otros les toma más tiempo abrirse a las visitas.

Es completamente normal que algunos peques desconfíen de recibir visitas en casa. Si sientes que comienza a aumentar el estrés en tu vida social, en la vida social de tu peque, así como en las relaciones familiares, podría ser este el momento de ayudarle a desarrollar estrategias que le ayuden a sentirse bien con las visitas que entran a su mundo.

Comodidades del hogar

No hay lugar más seguro en el mundo para los peques que su propio hogar. El hogar es su mundo. Dejar que alguien entre, independientemente de lo bien que conozcan a la persona, a veces esto puede inquietarle. La mente de un peque piensa: ¿Quién es esta persona? ¿Qué hacen aquí? ¿Me voy a quedar aquí con ellos? ¿Por qué están tratando de hablar conmigo? ¿Y si se llevan mis juguetes? ¿Esta persona va a ser buena o mala?

Hay otras razones por las cuales el peque puede sentirse ansioso al recibir visitas:

  • Tuvo una experiencia negativa la última vez que las visitas llegaron, quizás un amiguito le quitó sus juguetes favoritos y se negó a esperar turno.
  • Se sintieron ignorados cuando mamá y papá recibieron a sus amistades.
  • Un reciente episodio de enfermedad puede llevar a una conducta de ansiedad en otras áreas de la vida del peque.
  • Recibir visitas desequilibra su rutina.

Si bien algunos de ellos pueden llorar o exigir más atención antes de llegar la visita, la ansiedad de algunos peques hacia las visitas se manifiesta como un comportamiento desafiante durante la estancia de dicha visita. Ayúdale a convertir su ansiedad en una gran emoción, enfocándose en lo divertido que puede ser estar con tu invitado.

Siendo mamá y papá, quizás algunos de nosotros hemos soñado con el día en que nuestros peques mayores puedan jugar de forma independiente, mientras disfrutamos de una taza de café y nos ponemos al día con nuestras amistades. Pero incluso aún los peques de primaria necesitan y quieren la atención y el amor de sus padres. Es parte de su apego hacia ti, el que de vez en cuando quiera cerciorarse de que todavía estás allí para recibirle. En ocasiones, cuando una visita se prolonga durante mucho tiempo, puede pasar que si tú no le respondes cuando te necesite, este se comporte de una forma fuera de lo común, por ejemplo:

  • Hacer escándalo o portarse de manera torpe
  • Lucirse o exigir tu atención
  • Negarse a jugar o compartir juguetes con su amiguito
  • Burlarse en exceso de un hermanito o compañero de juegos
  • Lloriquear

Ten listo un plan

Aprender habilidades sociales complejas, como lo es el saludar a las visitas, hablar con cortesía, requerir de tu atención de manera cortés, entretener a sus amiguitos, es algo que requiere tiempo, paciencia y práctica. Si esto es algo en lo que te gustaría trabajar con tu peque, haz planes para visitar a algunas de tus amistades o a los familiares que sepan entender y que tu peque conozca bien.

  • El tiempo lo es todo: planifica la visita durante una hora del día que no haga perder demasiado la rutina de tu peque.
  • Habla sobre la visita con anticipación: infórmale quién viene y por qué y qué puede hacer durante la visita. Si se trata de la visita de un compañerito de juegos, habla acerca de algunos juegos que pueden jugar juntos. Si alguno de sus amiguitos va a llegar de visita, sugiérele ideas de lo que puede hacer mientras te ocupas, tal como ver una película, hacer en un rompecabezas o jugar en el patio.

Si tu peque tiene un juguete especial que no quiere compartir, guárdalo para que no sea una opción durante la visita. Esto demuestra respeto hacia los sentimientos de tu peque y le ayuda a estar más dispuesto a compartir otros juguetes.

  • Establece algunas reglas básicas: elije dos o tres reglas simples de cumplir:
    • Tomar turnos con sus juguetes
    • Dejar que su visita elija una actividad que quiera jugar
    • Cuando necesite de tu atención, esperar hasta que los adultos hayan terminado de hablar antes de decir “Permiso mami, tengo algo que preguntarte”.
  • Planifica algunas actividades: algunos peques necesitan más orientación cuando se trata de jugar, especialmente cuando juegan con un amiguito nuevo o se encuentran en una situación nueva. Ahórrate muchas interrupciones planificando algunas actividades y haciendo los preparativos antes de que lleguen los invitados. Averigua con anticipación cuáles son los intereses del nuevo compañerito de juegos y adapta tus actividades a los juegos que ambos peques puedan disfrutar.
  • Prepara bocadillos: ¿Por qué parece que los peques siempre tienen más hambre cuando hay visitas? Además de asegurarse de que el peque esté alimentado antes de que llegue la visita, puede ser útil tener algunos bocadillos listos para que los peques picoteen durante la visita. Coloca los refrigerios en un lugar de fácil acceso y sé firme con respecto los bocadillos que estarán disponibles durante la visita. ¡No es nada divertido hacerla de cocinero personal cuando intentas ponerte al día con tus amistades a las que no has visto en años!

Buenas vibras

A medida que continúa la visita, date un momento para hablar con tu peque y felicítalo por jugar de buena forma, ya sea de manera independientemente o con su amiguito. Incluso un abracito rápido y un “Te quiero mucho” puede enviar el mensaje de que estás pensando en tu peque incluso cuando estás ocupada con tus visitas.

¿Estás buscando algo de diversión o actividades manuales para tu peque este otoño? ¡Hay mucho que se puede hacer con hojas de los árboles! Mientras están las visitas, pídale a tu peque que recoja hojas del patio y que las use para hacer coronas de hojas, carteles y muchas cosas más. Encontrarás muy buenas ideas en  happinessishomemade.net.

 

Triple P – El programa de la crianza positiva

¿Te interesa recibir más consejos sobre la buena crianza? ¡Triple P en línea podría ser para ti! Este programa en línea para los padres de familia te permite tomar una clase sobre la crianza directamente en la comodidad de tu hogar, en una cafetería o en cualquier lugar que desees.

Si este programa es de todo tu interés, envía el formulario a continuación y la información sobre los próximos pasos se te enviará directamente a tu bandeja de entrada. Para recibir mayor información sobre este programa haz clic aquí.