Como padres y madres, el enfoque es enseñar a tus peques formas saludables para manejar (o regular) sus “grandes emociones”. Les enseñas maneras de calmar su respiración, tranquilizar sus pensamientos, y liberar sus sentimientos explosivos para convertirlos en positivos al dibujar, platicar o salir a caminar.

Pero ¿cuándo fue la última vez que revisaste en ti algunas técnicas de autorregulación?

Ejercer la paternidad es una de las labores más importantes que tendrás durante tu vida – y una de las más retadoras. Sin una atención apropiada hacia tus propias necesidades y sentimientos, el estrés puede sobrecogerte y tu forma de responder puede no ser la mejor.

Pero saber cuáles técnicas de autorregulación sirven mejor para ti en situaciones de estrés te ayudará salir adelante en esos momentos.

¿Qué es la autorregulación?

Como personas adultas estamos constantemente practicando habilidades de autorregulación. Otra forma de nombrar esto es auto control. ¿Te has propuesto dejar las donas y tomar avena en tu desayuno? ¡Ese es un trabajo de autorregulación! También estás ejercitando el músculo de tu autorregulación cuando:

  • Mantienes tus emociones en control
  • Te resistes a tener un comportamiento impulsivo
  • Actúas de forma que promueves tus intereses a largo plazo
  • Te desahogas o hablas acerca de tu mal humor
  • Te calmas cuando sientes enojo

El estrés se construye con el tiempo y debemos recordar que es necesario “tener una válvula de escape” para usarla regularmente. Ya sea que hagas una caminata con alguien, bailes con tus peques, andes en bicicleta o practiques meditación, serán formas en las que harás frente al estrés y prevendrás llegar al punto de ebullición.

¿Cómo la autorregulación se conecta con la paternidad?

Un día en la vida de los padres y madres está lleno de altas y bajas. En un minuto tu vaso está lleno de alegría; al siguiente tu paciencia es probada y así cada vez. Tus peques necesitan guía para aprender a manejar sus propias emociones y comportamientos. Esto es difícil de hacer cuando tus habilidades para tu propia autorregulación necesitan apoyo. Piensa en aquellos momentos de convivencia con tu familia en los que tus habilidades de autorregulación son requeridas:

  • Las carreras para llegar a tiempo a la escuela
  • Las peleas entre tus peques por un juguete
  • Los berrinches o enojos de tu peque por nada, desde los calcetines que pican o los ejotes que tocan el puré de papa.
  • La actitud de terquedad cuando es hora de ir a la cama
  • El llanto de un recién nacido o de un bebé
  • Escuchar el llanto de tu peque menor en un viaje en carro

Formas para practicar la autorregulación

Ser capaz de identificar qué desencadena una respuesta emocional en ti es un gran primer paso. Incluso podrías hacer una lista de esos detonantes y asignarles un modo saludable de reaccionar en cada situación.

  • Practica la respiración profunda. Inhala aire profundamente por la nariz, mantenlo y suéltalo lentamente por la boca. Repite de 3 a 4 veces, o más si así lo necesitas.
  • Escucha música animada cuando te sientas con desgano o música relajante cuando sientas que estás tensionado.
  • Cuando algunos pensamientos negativos vengan a tu mente, reconócelos y sigue adelante. Toma esto como un cambio de patrón de pensamiento. Busca un giro positivo que puedas dar a dicha situación o algo que te anime al decirte a ti mismo: “No me gustó el tono de voz que usé con Hunter cuando derramó su plato de cereal en el piso. La próxima vez respiraré hondo y usaré mi voz tranquila para enseñarle a limpiar su desorden”.
  • Piensa antes de actuar. Esto involucra tomar una pausa entre tus sentimientos y tus acciones. Identifica tus sentimientos y ponles nombre. ¿Sientes enojo, frustración? Una vez que puedas nombrar a tus sentimientos podrás dominarlos. Esto te ayudará a acceder a la parte racional de tu cerebro. Pregúntate: ¿Podría haber consecuencias negativas de mis acciones o reacciones?
  • Fíjate si puedes encontrar humor en la situación. Los desastres pueden ser realmente divertidos.
  • Piensa acerca de los cambios que pasan en tu organismo cuando empiezas a sentir molestia por algo. ¿Se te acelera el corazón o sientes el estómago revuelto? ¿Te ayuda notar esos síntomas para recuperar la calma? Existen tantas técnicas como padres y madres, así que es importante que tengas a la mano una o dos.

Enseñando la autorregulación

Aprendemos técnicas de autorregulación desde la infancia. Es la razón por la que ya no hacemos berrinches en medio de la tienda cuando nuestro producto favorito no está en existencia. Cuando tus peques son bebés, al sostenerles en tus brazos cuando sienten molestias es el primer paso en la enseñanza de autorregulación. Aprenderán que el mundo es un lugar seguro y sus padres y madres estarán allí para ayudarles a contener y trabajar en conjunto con sus sentimientos.

Tu peque un poco mayor está aprendiendo a manejar las “grandes emociones”. Nombrar a los sentimientos es importante para que tu peque los identifique y se calme. Si los puedes nombrar los puedes dominar. Cuando tu peque usa las palabras para nombrar sus emociones, podrá eventualmente aprender a reconocerlas y hacerles frente. Sostener a tu bebé o peque y apoyarle a través de emociones difíciles es construir competencias sociales y emocionales.

Comparte tus sentimientos con tu peque. Cuando alguien causa algún problema en el tráfico, puedes decir que sientes miedo. Cuando necesitas esperar para ver al doctor, puedes decirle a tu peque que es frustrante tener que esperar, y luego hablen acerca de lo que podemos hacer para esperar pacientemente.

Mantén en mente que tus peques aprenderán las técnicas de autorregulación a través de la forma en que les muestras cómo tú manejas tus propias emociones y sentimientos. Verás a tu peque actuar como tú lo haces y hablar según lo que escucha de ti. ¡Esfuérzate por ser el mejor modelo que puedas ser!

Este artículo te lo brinda Parenting Now!- Educadoras en el área de la crianza y autoras Amanda Bedortha, Claire Davis y Lynne Swartz y la consultora Jay Thompson (andupdatemywebsite.com). Parenting Now! siente una gran pasión por las familias felices y sanas. Para obtener más información sobre Parenting Now! Visita su sitio web (https://parentingnow.org/) o comunícate con nosotros a info@parentingnow.org


Triple P – Programa de la Crianza Positiva

¿Te interesa recibir más consejos sobre la crianza? Triple P en línea – ¡Podría ser el programa de crianza positiva para ti!    Este programa de crianza en línea te permite tomar clases de crianza desde la comodidad de tu hogar, en un café o desde cualquier lugar que gustes.

Si tu peque y tú son miembros del Plan de Salud de Oregón (OHP), puedes recibir Triple P en línea de forma gratuita al completar el formulario a continuación. Un miembro del personal de Parenting Now! te enviará un código de acceso dentro de las 24 horas y podrás comenzar a utilizar el programa de inmediato.  Para obtener mayor información sobre el programa visita: LaneKids Triple P en español.