Los retos por asumir en familia los encontramos en cada etapa. Si sientes agobio y estrés al asumir los retos que conlleva la paternidad en la etapa escolar de tu peque, podemos acompañarte en ello.

Podrías pensar para ti que porque tus peques entraron a una edad en la que pueden comer, vestirse, usar el baño por cuenta propia, etc.; tú podrás relajarte y respirar hondo, y además navegar tranquilamente por la vida. Sin embargo ¿por qué será que cuando finalmente pasaste la etapa de bebés y preescolares de tus peques, sigues sintiendo la misma cantidad de estrés, ansiedad y falta de tiempo?

No me alcanza el día

Con tus peques en la escuela durante 6 – 6.5 horas al día, queda poco tiempo para cumplir con tus actividades de trabajo, citas con el dentista, actividades extraescolares, tareas, cena, baño, tiempo de juegos… ¡wow! – antes de que tengas que organizar la hora de dormir. ¿Estás batallando desde temprano?. Es duro para cualquier familia con peques iniciando la primaria, pensar en cómo manejarán todas las actividades que se presentan en el día.

Con un poco de planeación y organización existen formas de hacer la vida más fácil:

  • Calendario: Pon un calendario grande en un lugar visible. Escribe todas las citas, actividades extraescolares y fechas importantes. No dejes todo a la memoria. El cerebro se cansa y es real, y en esta era digital, tener una ayuda visual puede ayudar a descargar un poco tu cerebro. Usar códigos de color y símbolos (como unas olas para recordar las clases de natación) pueden hacer de tu calendario algo más fácil de leer con solo una mirada.
  • Preparando con anticipación: Las mañanas antes de ir a la escuela son frenéticas. Hay mucho que hacer en un período de tiempo muy corto. Cuando sea posible, empaca los almuerzos en la noche y ten las mochilas de todos listas para salir. Puedes dejar lista la ropa del día siguiente. Algunas familias prefieren tomar un baño en la noche y no durante las mañanas ocupadas.
  • Planeando las comidas: Es duro pensar en preparar comidas nutritivas después de pasar todo el día trabajando, cuidando peques y atendiendo actividades extraescolares. Toma un día a la semana para elegir recetas para toda la semana siguiente y crea una lista de ingredientes, esto puede ayudarte a dejar el estrés a un lado a la hora de la cena. Una olla de lenta cocción o una olla de presión puede serte muy útil. No hay nada como meter todos los ingredientes a una olla de lenta cocción y tener lista la comida cuando regresas a casa. Otra opción para las familias ocupadas es tomar un fin de semana para preparar las comidas de todo el mes (si, ¡todo el mes!) y congelarlas  freezer meals— todo lo que tienes que hacer es ¡descongelar y servir!
  • No te satures con compromisos después de la escuela: Hay muchas actividades divertidas en las que puedes enrolar a tus peques – gimnasia, clases de natación, futbol, artes aéreas, clubs de la naturaleza-, es fácil sobresaturar la agenda. La recomendación es encontrar 1 o 2 actividades por peque en el año escolar, esto será suficiente. Compartir el transporte con otros padres ayuda mucho, especialmente si hacen turnos.
  • El sistema de amigo: Encuentra a alguien de confianza, como otros padres y madres con quienes puedas ponerte de acuerdo para compartir tareas como llevar a los peques a la escuela o cuidarlos mientras haces otras diligencias o por supuesto para tomar ocasionalmente un café o simplemente tener un momento de relajación.
  • Ten tiempo para ti: Es importante tomar un tiempo para ti en el día. Estudios revelan que aún 5 minutos de meditación al día pueden reducir los niveles de estrés e incrementar la concentración. Busca un lugar tranquilo, siéntate o recuéstate. Cierra tus ojos y respira naturalmente, se consciente de tu respiración. Para más estrategias de relajación visita  http://how-to-meditate.org. Puedes también dar un paseo al aire libre o conectarte con un amigo.

 Invertir tiempo y energía en ti te llena, así podrás con mayor facilidad enfrentar las responsabilidades y experimentar el gozo de la paternidad.