No es raro que los peques se peleen por un juguete o se frustren cuando se les dice “no”. El pelear y el agredir, ya sea en forma de insultos, empujones, golpes o negarse a compartir, son respuestas comunes cuando los peques carecen de la habilidad de la resolución de problemas.

Es importante enseñarles a los peques el valor de jugar cooperativamente y llevarse bien con los demás. Enseñarle al tuyo a resolver problemas y conflictos es una habilidad que le ayudará a lo largo de toda su vida.

¿En qué consiste la resolución de problemas?

Todos los días los peques usan la habilidad de la resolución de problemas, ya sea al decidir qué par de zapatos se van a poner o al servirse su propio vaso de agua cuando les da sed. Pero, cuando se trata de relaciones sociales, como son los amigos, hermanitos, y la familia puede que no siempre vean claro la manera de responder a los retos que se les presentan.

Los niños pequeños pueden necesitar aprender a resolver problemas relacionados a como:

  • Compartir los juguetes
  • Calmarse cuando se enojan o se sienten frustrados
  • Comunicar lo que quieren o necesitan

La verdad es que los padres de familia no podemos estar presentes con ellos todo el tiempo para solucionar sus problemas, pero podemos darles las herramientas necesarias para que puedan resolverlos por sí mismos.

Resolución de problemas para los preescolares

Enseñar habilidades de resolución de problemas a los peques en edad preescolar requiere de mucha práctica y repetición, pero cuando se enseña de manera consistente con el paso del tiempo, podrá afrontar los problemas por sí mismo.

  • Ponle nombre a las emociones: ¿Te sientes molesto? ¿Qué más estás sintiendo? Recuerda, si puedes nombrarlo, puedes domarlo.
  • Calmarse debe ocurrir antes de que la emoción fuerte se dirija hacia la parte racional del cerebro que se usa para resolver problemas.
  • Nombra el problema: “Carla está jugando con el carrito y ya quieres que sea tu turno”.
  • Afirma los sentimientos y las experiencias de tu peque: “Es frustrante cuando ambos quieren jugar con el mismo juguete al mismo tiempo”.
  • Resolución: “Me doy cuenta de que estás muy emocionado de que ya sea tu turno. ¿Qué podamos hacer?
  • “Sí, puedes peguntarle a Carla si puede ser tu turno. Si le preguntas y te dice que ‘no’, entonces en un par de minutos le vuelves a preguntar.  Si no te quiere dejar jugar entonces puedes pedirle a un adulto que te ayude.
  • Trata de buscar un par de soluciones al problema.
  • Habla sobre las ventajas y desventajas de cada solución.
  • Prueba una de las soluciones.

Otros consejos útiles incluyen:

  • Pon atención por si su frustración va aumentando para que trates de detenerla antes de tiempo.
  • Ayuda a tu peque a que reconozca por sí mismo el momento en que empieza a sentirse frustrado.
  • Ayúdale a que mencione las emociones que está sintiendo y ofrécele las palabras que necesita para formularlas.
  • Muéstrale la manera en que puede calmarse.
  • Modela la paciencia: Demuéstrale que no es malo cometer errores.
  • Utiliza el juego creativo o el juego de roles para practicar maneras de formular sus peticiones o pedir algo que desea.
  • Con frecuencia lee con tu peque historias que se relacionen a la amistad y las habilidades sociales para hacer amistades, como el compartir.

Resolución de problemas para los niños en edad escolar:

Con tu ayuda, haz que tu peque en edad escolar dialogue con su problema. Apóyale  al momento en que se pregunta:

  • ¿Cuál es la emoción que estoy sintiendo?
  • ¿Cuál es el problema o reto que estoy enfrentando?
  • ¿Qué soluciones son posibles?
  • ¿Cuáles son los pros y los contras de cada uno?
  • ¿Qué quiero probar primero?

Otros consejos útiles incluyen:

  • Enseñarle a tu peque estrategias para calmarse, tales como respirar profundamente o contar lentamente hasta diez.
  • Ayudarle a aprender y recordar las habilidades para calmarse que mejor le funcionan.
  • Si tu peque está renuente a hablar sobre el problema o a encontrar una solución, usa la creatividad. Pídele que haga un dibujo de lo que está sintiendo.

Hay muchas ventajas de enseñar a resolver problemas. Por ejemplo, es menos probable que los peques con habilidades para resolver problemas tomen decisiones impulsivas (como golpear o lanzar un juguete). La resolución de problemas también puede ayudar a controlar otras emociones, como el miedo y la ansiedad. Es una habilidad que beneficiará el crecimiento social y emocional de tu peque y le ayudará para el resto de su vida.

Triple P – Programa de la Crianza Positiva

¿Te interesa recibir más consejos sobre la crianza? Triple P en línea – ¡Podría ser el programa de crianza positiva para ti!    Este programa de crianza en línea te permite tomar clases de crianza desde la comodidad de tu hogar, en un café o desde cualquier lugar que gustes.

Si tu peque y tú son miembros del Plan de Salud de Oregón (OHP) por medio de Trillium Community Health Plan, puedes recibir Triple P en línea de forma gratuita al completar el formulario a continuación. Un miembro del personal de Parenting Now! te enviará un código de acceso dentro de las 24 horas y podrás comenzar a utilizar el programa de inmediato.  Para obtener mayor información sobre el programa visita:  LaneKids Triple P homepage.

Este artículo te lo brinda Parenting Now!- Educadoras en el área de la crianza y autoras Amanda Bedortha, Claire Davis y Lynne Swartz y la consultora Jay Thompson (andupdatemywebsite.com). Parenting Now! siente una gran pasión por las familias felices y sanas. Para obtener más información sobre Parenting Now! Visita su sitio web (https://parentingnow.org/) o comunícate con nosotros a info@parentingnow.org