Mientras la escuela se instala para la temporada de otoño, peques de los niveles preescolar y primaria traen a casa paquetes de tarea en sus mochilas. Para algunos padres y madres (así como peques también), esta es la primera experiencia de cerca con la tarea.  Hay para quienes es una oportunidad excitante,  – enseñar a la familia qué es lo que hacen en la escuela-. En otros casos, es señal del comienzo de protestas interminables y actitudes reacias de quienes prefieren hacer nada a terminar sus tareas.

La cantidad de tarea, así como el tipo de trabajo que realizan y aún los días en que la tarea es enviada a casa, varía de escuela a escuela. Pero con esto se desarrollan buenos hábitos de estudio así como una rutina de confianza a seguir por los peques, son pasos importantes para lograr el éxito académico.

El éxito comienza en casa

Es cierto que en algunos casos habrá competencia por hacer la tarea, y ansiedad por terminarla para poder lanzarse a jugar y para pasar un tiempo de descanso después de la escuela. Pero en otros casos, dependiendo de las actividades después de la escuela, habrá momentos apretados para hacer la tarea, después de un largo día de actividades escolares, clases de baile, la cena…. Antes de que te enteres, ¡ya es hora de dormir!

Si es posible, considera cómo quieres que sea la rutina para hacer la tarea, antes de que el primer paquete llegue a casa:

  • La relajación es lo primero: Tu peque trabaja duro durante 6 horas en la escuela – así que puede necesitar un momento de descanso mental cuando llegue a casa. Cuando tu peque llegue a casa después de la escuela, ofrécele una botana, o si no tiene hambre, lean un par de libritos juntos. Tu peque pudo haber estado en su asiento todo el día, tal vez necesita mover su cuerpo para relajarse. Vayan a caminar, anden en bicicleta, lancen la pelota en el patio por un rato; estas actividades pueden hacer la diferencia para que tu peque pueda enfocarse en su tarea más tarde.
  • Crea un espacio adecuado: ¿Tu peque tiene un espacio dedicado para trabajar, que sea cómodo? ¿Allí puede trabajar y estar libre de distracciones? Considera tener una mesa o un área segura para usar donde tu peque pueda hacer su tarea, con fácil acceso a sus lápices, marcadores y tijeras. Tu peque puede ayudar en la decoración del espacio para hacerlo más personal. Un contenedor especial para lápices, una regla, una engrapadora o una fotografía de una mascota o de sus abuelos, puede ayudar a que el tiempo para hacer su tarea sea más divertido
  • Decide la hora adecuada para hacer la tarea: Entre la escuela y la hora de dormir, no hay muchas horas durante el día para trabajar. Si tu peque es menor, disfrutará de una rutina y le hará bien anticipar lo que sigue en el día. Elige un momento en el que puedas dedicar tiempo a ayudar a tu peque a hacer la tarea, esto le ayudará a crear buenos hábitos de estudio. La regla de oro es empezar con la tarea después de que tu peque tuvo un tiempo de descanso, pero antes de que pueda usar cualquier aparato electrónico (computadora, televisión, video juegos, etc.). Trata de darle un nombre a este momento, como “Hora de la Tarea”, o “El Club de la Tarea”.

Tu rol como auxiliar de tareas

Puedes beneficiar a tu peque, si es de preescolar o principiante en la primaria, con tu motivación y guía al momento de empezar a hacer su tarea.

  • Indícale a tu peque que saque su tarea. Si tienen una rutina determinada para hacer la tarea, después del tiempo de descanso, eventualmente empezará a hacer su tarea sin necesidad de que se lo indiques. Ayúdale a seleccionar el trabajo que va a realizar esa tarde. Mantente cerca por si necesita asistencia con alguna pregunta y haz notar en voz alta las mejoras que surjan.
  • Ofrécele una recompensa: Para mantener la motivación, dale a tu peque un premio mientras trabaja en sus tareas. Necesitas especificar, “Podría decir que estuviste realmente concentrado en matemáticas hoy, porque todo lo hiciste correctamente”.
  • Si contestó incorrectamente, mantén tu respuesta positiva mientras señalas lo que sí hizo bien: “Kendra, esa fue una buena suposición. Hiciste bien la mayoría de las letras. Juntas, vamos a ver como deletrear correctamente la palabra “Flor”.

Cuando ocurren problemas

No todas las tareas van a motivar e inspirar a las mentes más jóvenes. Muchas de estas  pueden ser  repetir trazos de las letras o problemas matemáticos. Aparte de esto, existen otras razones por las que tu peque podría batallar para hacer su tarea:

  • Puede sentir agobio por dejar un proyecto grande para el último minuto.
  • No entender la tarea.
  • La tarea es todo un reto.
  • Que exista una discapacidad de aprendizaje subyacente.

Recuerda que es bastante común en peques menores, sentir frustración o desanimo mientras trabajan en sus tareas por las razones anteriormente mencionadas. Es raro que la razón sea por “flojera”. Toda conducta comunica algo, y puede haber una razón por la cual tu peque no este disfrutando la tarea.

Si tu peque requiere que le animes más, considera utilizar un sistema de recompensas para ayudarle en su motivación.

  • Decide en qué actividades puede ganar puntos y cuántos puntos vale cada actividad: Traer a casa su paquete de tareas (1 punto); empezar la tarea en el tiempo señalado (2 puntos); trabajar en su tarea sin interrupción durante 15 minutos (5 puntos).
  • Los puntos pueden ser canjeables al final de la semana por un premio. Considera como un premio, pasar tiempo contigo. Decide cuántos puntos necesita ganar tu peque para ganar un premio y qué premio vas a darle.
  • Si tu peque sigue sin querer hacer su tarea, las consecuencias se verán reflejadas a lo largo de los niveles y en la retroalimentación de los maestros. Trabaja con el maestro o maestra para encontrar estrategias que motiven a tu peque a hacer su tarea.
  • Usa una tabla o pizarra para dar seguimiento a sus puntos a diario. Debe estar en un lugar donde tu peque pueda verlo.

Mientras tu peque comience a observar sus metas sobre una base regular, ve eliminando gradualmente el sistema de recompensas. Habla con tu peque acerca de cómo hacer la tarea le ayuda en la escuela. El objetivo es cambiar la motivación externa (sistema de recompensas) a la motivación interna (hacer la tarea porque facilita el estudio escolar).

La tarea no necesita ser un elemento que produzca estrés o presión. Disfruta esta oportunidad de pasar tiempo juntos y aprende del mundo nuevamente, a través de los ojos de tu peque.