En la fiesta de 6 años de Camila, ella recibió muchos regalos de familiares y amigos. Papi y mami estaban llenos de gratitud por toda la generosidad que su hija había recibido. Pero cuando la familia llegó a casa después de la fiesta, Camila estaba molesta, cruzó los brazos y haciendo pucheros dijo que “ella no recibió el regalo que realmente quería”. En vez de apreciar todos los presentes que ella sí recibió, todo lo que pudo hacer fue enfocarse en lo que no recibió.

La gratitud es algo con lo que no necesariamente naces. Es algo que se enseña y se va nutriendo con el tiempo. Nunca es demasiado pronto o demasiado tarde para que la familia enseñe y promueva el valor de la gratitud entre sus peques. En este artículo, ofrecemos formas de incorporar la gratitud a lo largo del día.

Definiendo la gratitud

La gratitud es algo más que solo enseñar a tu peque a decir “gracias”. Es un profundo sentimiento de apreciación por alguien o algo que se queda a lo largo de la vida de tu peque. La gratitud trae consigo emociones positivas que traen efectos a largo plazo en nuestra salud mental. Un estudio de la Universidad de California, muestra que el cultivar la gratitud puede incrementar el nivel de felicidad en la gente ¡en un 25 por ciento!

La gratitud conlleva otros beneficios para tu peque también:

  • Mejora su autoestima
  • Incrementa el optimismo
  • Aumenta la actitud positiva acerca de la escuela y la vida familiar

Ejercicios diarios de gratitud

Durante un día ocupado no siempre te detienes a apreciar las cosas por las cuáles puedes mostrar gratitud; puede ser por tu hogar, por una taza de café en la mañana o por tu salud. Como la mayoría de las cosas en el ambiente hogareño, si quieres que tu peque practique diariamente la gratitud, lo mejor es que seas tú su ejemplo. A continuación, encontrarás algunas formas en las que tú y tus peques pueden reflexionar acerca de la gratitud.

El árbol de la gratitud

Una excelente estrategia para que tu peque de preescolar reflexione acerca de la gratitud es hacer un Árbol de la Gratitud. En una pieza grande de papel dibuja el tronco, después, usando papeles de colores, recorta formas de las hojas del árbol. Pídele a tu peque que piense en las cosas por las cuáles siente gratitud y escríbelas en cada hoja. Escribe tú las tuyas también y compártelas con tu peque: “Siento gratitud por el sol que hace crecer a las plantas”. Después, pega las hojas sobre el tronco, creando el “árbol de la gratitud familiar”.

El juego de “Lo mejor”

Para jugar este juego, simplemente llena los espacios de la oración con el nombre de una persona, lugar o cosa:

“Lo mejor acerca de (ESPACIO) es (ESPACIO)”. Por ejemplo, “Lo mejor acerca de caminar a la escuela es que paso más tiempo contigo en las mañanas”. Otro ejemplo: “Lo mejor de nuestra familia es que nos divertimos mucho cuando jugamos juntos”. Es un excelente juego cuando estés en el auto o esperando en una fila.

Termina el día con una nota positiva

Haz una rutina que incluya al final del día una conversación acerca de “¿por qué puedes dar gracias hoy?” Antes de acostarse, acurrúcate con tu peque para reflexionar en lo que pasó en el día. Podrías decir, “Agradezco por la lluvia porque nos divertimos mucho salpicándonos en los charcos”, o “Agradezco porque hoy me hiciste sentir muy alegre cuando jugamos juntos”. Enfócate en lo específico; tu peque piensa de forma literal y ser específico le ayudará a entender un concepto más largo o profundo. Te sorprenderán algunas cosas que se mencionarán en la conversación.

¿Existen personas más agradecidas que otras?

La familia de Camila puede estar consternada por pensar que su hija es “mimada” o “malagradecida” por la manera en la que se comportó después de su fiesta. Pero la verdad es que cada peque es único y muchos factores influyen en cómo un peque responde en ciertas circunstancias: su propio temperamento, las circunstancias – incluyendo el hambre, el cansancio, la sobre estimulación, estrés en la escuela y en casa, el crecimiento, etc.

Como padre o madre, puedes usar esos momentos como “oportunidades para el aprendizaje” para promover la gratitud. Cuando se encuentren en calma conversen acerca de qué significa la gratitud y el apreciar lo que tienen y lo que se les ha dado. Estas conversaciones, combinadas con los ejercicios diarios de gratitud tendrán un impacto no solo para tu peque, sino para toda la familia.

Este artículo te lo brinda Parenting Now!- Educadoras en el área de la crianza y autoras Amanda Bedortha, Claire Davis y Lynne Swartz y la consultora Jay Thompson (andupdatemywebsite.com). Parenting Now! siente una gran pasión por las familias felices y sanas. Para obtener más información sobre Parenting Now! Visita su sitio web (https://parentingnow.org/) o comunícate con nosotros a info@parentingnow.org


Triple P – Programa de la Crianza Positiva

¿Te interesa recibir más consejos sobre la crianza? Triple P en línea – ¡Podría ser el programa de crianza positiva para ti!    Este programa de crianza en línea te permite tomar clases de crianza desde la comodidad de tu hogar, en un café o desde cualquier lugar que gustes.

Si tu peque y tú son miembros del Plan de Salud de Oregón (OHP), puedes recibir Triple P en línea de forma gratuita al completar el formulario a continuación. Un miembro del personal de Parenting Now! te enviará un código de acceso dentro de las 24 horas y podrás comenzar a utilizar el programa de inmediato.  Para obtener mayor información sobre el programa visita: LaneKids Triple P en español.