Desde decir mentiritas hasta arrancarles el pelo a sus hermanos, abordar el comportamiento desafiante es algo que los padres de familia hacen todos los días. Un tema común en el Programa de crianza positiva es cómo manejar el comportamiento que no desea ver en el momento y las formas de prevenirlo en el futuro.

Como padres de familia, nos esforzamos por encontrar las formas más eficientes, efectivas y saludables de desalentar comportamientos indeseables, como mentir, robar, pelear, lloriquear o interrumpir.

Los peques anhelan un entorno predecible y estable. Las reglas claras, los límites y el seguimiento con las consecuencias apropiadas ayudarán a tu peque a sentirse seguro. Cuando saben lo que ocurrirá, pueden usar la parte mental de su cerebro para tomar una decisión consciente sobre la manera de comportarse.

Valores y expectativas familiares

Los niños pequeños son conocidos por poner los límites a prueba. Están empezando a entender que están separados de ti, y su trabajo es llegar a dominar su propia autonomía. A veces es porque quieren ver lo que harás o porque piensan que es un juego divertido. Si tu reacción a su comportamiento es inconsistente (por ejemplo, te ríes la primera vez que llama a su hermanito “cara de pedo” pero le reprendes la siguiente vez), enviarás mensajes contradictorios. No sabrá qué esperar, por lo que continuará experimentando con los límites.

Como familia, conversen sobre tu postura respecto al tema de hablar con groserías, decir maldiciones, contacto físico inapropiado, etc. Sé claro con tu peque ya sea pequeño o grande sobre cuáles son las reglas de la familia. Sí, es probable que suenes como disco rayado, pero, especialmente, los más pequeños necesitan escuchar el mensaje una y otra vez de manera constante antes de que puedan aprender la lección. Otros aspectos para considerar:

  • Repite tus reglas de manera calmada y consistente
  • Utiliza mensajes claros, cortos y directos: “Las manos quietas”,  “No se corre en la tienda.”
  • Sé inclusivo en tu mensaje: “No pegamos,” en vez de decirle  “No le pegues”.
  • Dile exactamente lo que quieres que haga. “Usamos los pies para caminar en la tienda”.
  • Al manejar las consecuencias, usa una voz firme y calmada.

Consecuencias por el mal comportamiento

Les sucede incluso hasta a los mejores padres de familia: habrá ocasiones en que tendrás que cumplir las consecuencias por su mal comportamiento.

  • Elije una consecuencia que se adapte al comportamiento, como quitarle el juguete por el cual se están peleando: “Debes esperar tu turno para jugar con el carrito. Para ayudarte a que aprendas a esperar turno, vas a dejar de jugar por 5 minutos para que pienses en esto. Luego, vamos a tratar de usar un temporizador.”
  • Ignora conscientemente sus quejas y lloriqueos.
  • Devuelve el juguete o la actividad una vez que se acabe el tiempo. Ajusta el temporizador en cada turno. Cuando sea la hora del turno del otro peque, facilita el intercambio hasta que puedan hacerlo de manera independiente.
  • No te desanimes si la consecuencia por su mal comportamiento no le haya impedido tirar de la cola al gato o tirar sus cosas por todo el piso. Le tomará repetidos intentos antes de que lo entienda.

Fomentar el comportamiento deseable

Entre los ratos de limpieza de juguetes, la preparación de los bocadillos, o de encontrar el episodio correcto de Peppa Pig que te pidió, busca momentos en el día para elogiarle cuando observes un comportamiento deseable. Esos pequeños momentos, sin duda alguna, ayudan a desarrollar la confianza y la autoestima de un peque, por lo que vale la pena tomar tiempo de tu día para hacerles saber las veces que está usando una voz tranquila y agradable, acariciando al perro con delicadeza, haciendo buen trabajo de compartir , etc.

Controlar el comportamiento desafiante también puede ser un buen momento para reflexionar sobre el tuyo mismo. ¿Estás modelando el comportamiento que deseas ver en tu peque? Si no es así, busca formas en que puedes mejorar para el bien de toda tu familia. Recuerda, es posible que no siempre haga lo que tú le dices, pero seguramente hará lo que tú haces.

También puedes obtener más información de Triple P visitando LaneKids en www.lanekids.org

Si ustedes son miembros del Plan de Salud de Oregón (OHP) a través de Trillium Community Health Plan, puedes recibir Triple P en línea de forma gratuita al completar el formulario a continuación o en https://www.lanekids.org/triplep/. Un miembro del personal de Parenting Now! te enviará un código de acceso dentro de las 24 horas y podrás comenzar a utilizar el programa de inmediato.

Si no eres miembro del OHP, puedes comprar el programa por $ 79.99. Haz un clic  here para visitar el sitio web de Triple P.

Este artículo te lo brinda Parenting Now!- Educadoras en el área de la crianza y autoras Amanda Bedortha, Claire Davis y Lynne Swartz y la consultora Jay Thompson (andupdatemywebsite.com). Parenting Now! siente una gran pasión por las familias felices y sanas. Para obtener más información sobre Parenting Now! Visita su sitio web (https://parentingnow.org/) o comunícate con nosotros a info@parentingnow.org