Las familias no sólo tienen diferentes valores y tradiciones, sino también tienen reglas diferentes – ya sea para la hora de acostarse, el tiempo frente a las pantallas, la tarea, las horas de comida y demás. Aunque las reglas de cada familia puedan diferir, todo peque necesita algunas pautas para guiar su comportamiento.

Las reglas ayudan a aprender acerca de la seguridad y los límites y cómo llevarse bien con los demás, por ejemplo. Las reglas también ayudan a los peques a aumentar su autoestima y a sentirse seguros: los niños saben las expectativas y cómo satisfacerlas. A la misma vez,  demasiadas reglas complejas pueden ser abrumadoras, confusas y difíciles de seguir. El equilibrio es la clave.

Lo básico

Aquí hay algunos consejos generales sobre cómo establecer reglas que funcionen con tu familia.

Siempre considera la edad, la etapa de desarrollo y la personalidad de tu peque.

Con el tiempo, las reglas cambiarán a medida que vaya creciendo tu peque. Explícale los cambios siempre con entusiasmo:

  • “¡Ya estás creciendo! Ya te puedes ir a la cama a las 8:30 en vez de las 8:00, ahora te va a tocar guardar los trastes.”

¿Cuántas reglas en total?

  • Un niño de tres años no será capaz de lidiar con las mismas reglas de los que tienen 10 años, pero es probable que puedan seguir al menos dos de ellas. “Siempre nos tomamos de las manos en el estacionamiento y nos aseguramos de caminar juntos”.
  • Para los niños mayores que ya pueden leer, escribe las reglas en una cartulina y cuélgala donde se pueda ver con facilidad y frecuencia. Diseña la cartulina muy brillante y colorida. Ponle un poco de humor.
  • Para los niños que todavía no leen, utiliza ilustraciones o fotos. Dibuja un sol y un cepillo de dientes para indicar el cepillado de los dientes por las mañanas.

Lo mejor es la simplicidad

A medida que los niños crecen, son capaces de lidiar con reglas más complejas. Ten en cuenta su edad, pero incluso para los peques mayores, la simplicidad es lo mejor. Por ejemplo:

  • Cepillarse los dientes todas las mañanas después del desayuno y todas las noches antes de acostarse.
  • Puede haber tiempo de pantalla una vez que la tarea esté hecha.

Lenguaje positivo y específico

  • En lugar de decirle “No dejes el cuarto tirado”, trata mejor de decirle: “Los juguetes y la ropa tienen que recogerse del piso y de las sillas”

Apégate a las reglas

Una vez que hayas puesto una regla, síguela con consistencia. Utiliza consecuencias naturales cuando sea posible, especialmente si no ha seguido alguna regla.

  • Si tiene que terminar la tarea antes de sentarse frente a una pantalla, sé consistente.
  • Si se pone a jugar videojuegos antes de hacer la tarea, debe saber que la consecuencia es no poder hacer uso de su tiempo que le has dado específicamente para estar frente a las pantallas. Mantén la calma cuando tu peque desobedezca.   ¡Asegúrate de no criticar su persona, sino su comportamiento!

Deja que participe

  • Celebra reuniones familiares, incluyendo a los más peques también.
  • Explica por qué estás creando reglas familiares apropiadas para las diferentes edades.
  • Si tu peque se opone a alguna regla, permítele que te explique sus razones. Escucha y considera sus explicaciones, y cuando sea apropiado, haz los ajustes necesarios o haz el cambio, pero no hagas esto todo el tiempo.
  • Elogia a tu peque por seguir las reglas que fomentan la autoestima. ¡Tus comentarios positivos también pueden motivarle a seguir las reglas!

Respeto y seguridad

Aunque las familias tengan valores diferentes, la seguridad y el respeto por sí mismos y los demás son parte de las reglas para la familia.  Por ejemplo:

  • Cuando los peques de edad escolar regresan a casa por su cuenta de la escuela o de algunas actividades después de la escuela, los padres necesitan saber siempre dónde están, especialmente si los planes cambian.
  • Orienta al peque para que sea respetuoso cuando se comunica con los demás. Los detalles son importantes y variarán de familia en familia.
    • Algunas culturas, por ejemplo, creen que es importante que las personas se miren directamente a los ojos cuando están conversando. En otras culturas se considera falta de educación mirar directamente a alguien, especialmente a un anciano. La clave es que tu peque mantenga el respeto debido y que tú le expliques con claridad lo que esto significa.

Ocasiones especiales

Ciertas circunstancias requieren reglas particulares o temporales.

  • Si están de viaje o asistiendo un evento importante, como por ejemplo una boda, podrían haber reglas diferentes para esa determinada ocasión.
    • Irse a la cama más tarde, comer bocadillos en el avión, más tiempo frente a las pantallas durante los viajes en carro, etc.
  • Habla claramente sobre las reglas que tienen que cumplirse durante el evento, al comienzo y al final sólo por esta ocasión por ser tan especial.
  • ¡Motívale a que se divierta en esta ocasión!

Las reglas son las reglas

No necesitas tener una regla por cada minuto del día o por cada actividad, aunque tener reglas puede ayudar a los peques a fomentar su autoestima cuando cumplen con las expectativas.  Estas les ayudan a sentirse seguros de su medio ambiente y a crear un ambiente más tranquilo.

Considera la edad, la etapa y la personalidad de tu peque y luego crea las reglas apropiadas que reflejen tus valores. Sé siempre consistente y exprésate con claridad, de esta manera tus reglas familiares crearán mucho espacio para disfrutar y aprender.