A Karen le fascina recoger a su hija Lupa del preescolar. Lupa la saluda con un fuerte abrazo y le enseña a mamá el trabajo manual que hizo en la escuela. Pero cuando llegan a casa, Lupa entra en crisis, se pone irritable y frustrada por cada cosa que en un día libre (de no escuela) no le afectaría.

Karen se pregunta si habrá algo que esté pasando en la escuela, así que llama a la profesora del preescolar solo para enterarse de que Lupa va muy bien y que “tiene muchos amigos y amigas y siempre está contenta en clase”. Esta información alivia a Karen, pero entonces ella no encuentra la causa del mal comportamiento en casa.

El comportamiento de Lupa es común en peques de preescolar o en peques que cursan los primeros años de primaria, tienes muy altas probabilidades de experimentar esto de primera mano si tienes peques en ese rango de edad.

En términos simples, es lo que muchos padres describen como “crisis del comportamiento después de la escuela”. Afortunadamente existen formas de superar esto.

Causas del mal comportamiento después de la escuela

Los peques en preescolar están aún aprendiendo a manejar sus “grandes emociones”, tanto en la casa como en la escuela. Existen varias razones por las que tu peque puede sentir una carga emocional extra después de la escuela:

  • Porque está aún ajustándose a estar lejos de ti durante el día. Y porque puede experimentar nostalgia o anhelo por un ambiente e interacción familiar.
  • Tu peque puede experimentar cansancio después de un día ocupado o está adecuándose a un nuevo horario para su siesta (o a la falta de ella). La escuela conlleva actividades físicas y mentales en las cuales tendrá cierta autonomía sobre cuándo y cómo llevarlas a cabo.
  • Está aprendiendo cómo pasar de una actividad a otra. Puede ser que se dé cuenta de que termina antes que los demás sus actividades y entonces tiene que esperar pacientemente, o puede ser quien típicamente no termina lo que está haciendo antes de que ya le estén pidiendo pasar a la siguiente actividad. Ambos casos requieren de tiempo y enfoque para aprender.
  • Debe aprender a tomar turnos y compartir con los demás. Especialmente si es el único o única peque en casa; deberá tener más autocontrol y decidir sobre cómo y qué tanto tiempo le dedicará a una actividad.
  • Su maestra le dijo que “no”. Idealmente la maestra explica por qué alguna actividad tiene ciertos límites, pero recuerda que la maestra maneja muchos peques con energía al mismo tiempo y puede que se le pase explicar. Por lo tanto, tu peque puede sentir que los comentarios de la maestra son abruptos u ofensivos, esto añade otros sentimientos difíciles de procesar en su día.
  • Puede ser que no sepa cómo pedir las cosas que necesita mientras está en la escuela. Está aún identificando sus necesidades, entendiendo cómo expresarlas, y al mismo tiempo siendo valiente y teniendo asertividad para solicitarlas de forma amable para tener éxito.
  • Tu peque puede sentir mucha hambre o cansancio en la escuela. Recuerda, la estructura de la escuela está hecha para peques promedio. Al sentir cansancio, tu peque puede haber tenido el hábito de tomar una botana, pero los demás quieren salir con un libro o con sus pantallas.

Hay mucho que procesar en el día para tu peque de preescolar, y puede ser que aplique la idea de “compórtate bien en la escuela y relájate al máximo cuando llegues a casa”. Esta es una observación muy común de los padres – y tiene una razón.

Tú eres la zona segura de tu peque. En casa contigo es donde tu peque siente seguridad y descarga sus emociones y estrés. En la adultez, podemos salir a caminar, pintar, llamar a un amigo o ejercitarnos cuando nos sentimos abrumados. Tu peque aún no tiene esas habilidades, pero puedes enseñarle a manejar sus emociones de manera saludable.

Cómo abordar las crisis emocionales cuando aparecen

Cuando Lupa llega del preescolar, inmediatamente quiere jugar con sus muñecas. Pero Karen, sabiendo que su hija necesita comer algo después de un día de actividades escolares, le dice a Lupa que debe comer su lunch primero, antes de jugar. Esto pone histérica a Lupa.

En vez de ignorar la conducta de Lupa o enviarla a un “tiempo fuera”, lo que Lupa necesita es tiempo con su mamá. Piensa de esta forma: Tu peque justo acaba de pasar varias horas lejos de ti, lo último que quiere es que le ignores – especialmente si ha experimentado ansiedad por la separación que produce el tiempo en la escuela.

El objetivo es llevar a tu peque a un estado de calma mental, mientras también le permites expresar sus emociones.

  • Busca un lugar cómodo para sentarte con tu peque.
  • Abrázale, dale un masaje en la espalda, tómale de las manos mientras le permites expresar sus sentimientos.
  • Identifica sus sentimientos: “Debe ser muy frustrante tener que esperar para jugar. Vamos a calmarnos y pensar en una solución”.
  • Pregúntale a tu peque si quiere leer un libro, cantar una canción o dibujar algo como un método para guardar la calma.
  • Elogia a tu peque.

Si tu peque necesita comer o descansar, puedes ofrecer opciones que les mantengan unidas. “Vamos a comer el lunch y luego nos sentamos juntas. ¿Quieres ponerle mantequilla de maní o mermelada a al pan? ¿Prefieres leche o agua con el lunch?”.

Lleva al mínimo las crisis

Una vez que has reconocido que tu peque es sensible a las crisis después de la escuela, debes saber que existen estrategias que puedes usar para ayudar a minimizarlas:

¿Quién no se siente irritable cuando tiene hambre?

  • No se salten el desayuno. Incluye proteína, como huevos, queso, yogurt griego o carne, y evita los alimentos azucarados y los jugos.
  • Empaca aperitivos. Aunque la escuela de tu peque proporcione alimentos, tu peque podría necesitar comer más durante el día. Pregúntale a la maestra si es apropiado enviarle un lunch de queso extra y galletas o unas rebanadas de manzana, y designar un tiempo para que tu peque pueda comer sus aperitivos antes de que sienta mucha hambre.
  • Ten una botana lista para comer en el camino a casa, puede ser un yogurt o una tira de queso con galletas.

Nunca “duerme demasiado”

  • Establece un horario para dormir temprano. Incluye una rutina que enfatice la conexión, como contar una historia, acurrucarse, escuchar música.
  • Puedes proponer un descanso después de la escuela. Aún si tu peque dejó de hacer siesta en el verano, puede necesitar una durante el año escolar.
  • Si una siesta no va a pasar, tengan una “hora quieta” en la cual lean libros en la cama o hablen acerca de lo que pasó en el día.

Otras estrategias para tratar

  • Disminuye el número de transiciones que tengan en un día de escuela. Por ejemplo, deja las diligencias y los apuros para cuando tu peque esté en la escuela o para un día libre.
  • Diseña un ambiente de calma en casa. Evita la sobre estimulación con actividades como los video juegos, televisión o música con volumen alto.
  • Encuentra una forma saludable para que tu peque se relaje después de la escuela: andar en bicicleta, jugar con un balón, caminar, escuchar música, descansar.
  • Mantén la calma y quédate presente en medio de un enojo. No tomes las crisis de después de la escuela como algo personal. Es acerca de dejar pasar el estrés del día y de aprender a moverse de un ambiente a otro o de una actividad a la siguiente.

Más tiempo juntos

Si tu peque está pasando por una crisis de comportamiento después de la escuela, puede ser solamente que necesite estar más tiempo contigo cuando llega a casa. Haz tiempo todos los días para poner especial atención cara a cara con tu peque. Ajustarse a una nueva rutina y a la escuela toma tiempo. Pero sabiendo que tú le esperas al finalizar el día escolar con una sonrisa y tus brazos abiertos, tu peque sentirá seguridad, tranquilidad y amor.

Este artículo te lo brinda Parenting Now!- Educadoras en el área de la crianza y autoras Amanda Bedortha, Claire Davis y Lynne Swartz y la consultora Jay Thompson (andupdatemywebsite.com). Parenting Now! siente una gran pasión por las familias felices y sanas. Para obtener más información sobre Parenting Now! Visita su sitio web (https://parentingnow.org/) o comunícate con nosotros a info@parentingnow.org


Triple P – Programa de la Crianza Positiva

¿Te interesa recibir más consejos sobre la crianza? Triple P en línea – ¡Podría ser el programa de crianza positiva para ti!    Este programa de crianza en línea te permite tomar clases de crianza desde la comodidad de tu hogar, en un café o desde cualquier lugar que gustes.

Si tu peque y tú son miembros del Plan de Salud de Oregón (OHP), puedes recibir Triple P en línea de forma gratuita al completar el formulario a continuación. Un miembro del personal de Parenting Now! te enviará un código de acceso dentro de las 24 horas y podrás comenzar a utilizar el programa de inmediato.  Para obtener mayor información sobre el programa visita: LaneKids Triple P en español.