Es un gran triunfo cuando tu peque comienza exitosamente a avisar para ir al baño. ¿Pero cómo seguir el progreso del peque cuándo estás de viaje? Toma mucha práctica y oportunidades para hacer la conexión del uso del baño entre la casa y los diferentes ambientes y situaciones. Al aproximarse las vacaciones de primavera, ofrecemos consejos esta semana en la entrada de blog Triple P para el entrenamiento del baño mientras viajas.

El entrenamiento del baño no es una sencilla tarea. Hay muchos accidentes, ropa sucia, desorden, lágrimas, intentos y fracasos. Felizmente, cuando estás en la comodidad de tu propio hogar tienes acceso fácil a ropa adicional, toallas, duchas, diferentes métodos para usar el baño, etc.

El modo y la duración del viaje afectarán tu elección de cómo manejar el entrenamiento del baño.

Para Sentarle: Antes del viaje, asegúrate que tienes un asiento entrenador portátil de baño que tu peque desee usar. Con el propósito de facilidad y espacio, tiene sentido llevar al viaje un asiento entrenador portátil de baño para colocarlo en un inodoro de adulto. Pero, para algunos peques, sentarse en un inodoro “grande” les da demasiado miedo. Si éste es el caso, seguramente estés utilizando un bañito entrenador en casa. Si viajas por coche, un bañito entrenador es una buena idea para llevar—especialmente cuándo necesiten hacer popó—pero sería muy voluminoso y extraño para llevar en un avión. También puedes comprar un bañito de viaje que tenga una bolsa adjunta para facilitar la limpieza. Si viajas por avión, tómense algunos días antes de la salida para hacer la transición del bañito entrenador al de viaje o al asiento portátil. Pero si están sufriendo con la transición, no les presiones. No necesitas añadir ansiedad a tu viaje. Como último recurso, intenta sentarle al peque de lado o hacia atrás en un asiento regular de baño. Esto puede proveer mayor estabilidad si tienen miedo de caerse.

Un asiento entrenador de baño encima de un inodoro de adultos.

Un bañito entrenador puede ser bueno en viajes en coche, pero podría ser muy voluminoso en un avión.

Trazar tu Ruta: Ya sea que manejes, tomes el tren, el autobús o vueles, es importante saber cuándo y dónde puedes detenerte para ir al baño. Si manejas, planea algunos lugares a través del camino para orillarte e ir al baño. Detente en las zonas de descanso. Ésta es una gran oportunidad para que tu peque corra y eche fuera sus ímpetus. No tienes que esperar hasta que tu peque te diga que necesita ir al baño—para entonces casi siempre es demasiado tarde de todos modos— solamente oríllate cuándo veas la oportunidad y di que la familia va a detenerse para “ir al baño”. Permite que tu peque “intente” y si no necesitan usar el baño, simplemente di, “OK vamos a intentar en la próxima parada”. Algunas familias usan la idea de “vaciar” aunque no necesitemos ir en ese momento. Puedes ilustrar el concepto al verter un vaso medio lleno de agua en el excusado. Puedes vaciar tu pis, así mismo, aunque no estés lleno todavía.

Los peques pueden ser muy particulares acerca del tipo de baño que usen. Los oscuros, mal olientes retretes son generalmente un “no” entre los peques—no podemos echarles la culpa. Dale a tu peque muchas oportunidades de éxito al buscar baños en tiendas o restaurantes en el camino. ¡Hay muchos tipos de dispositivos de desagüe, grifos, y maneras de secar las manos! Sé paciente y toma la oportunidad de ver el mundo desde el punto de vista de tu peque. Si tu peque tiene miedo del ruido al bajar el dispositivo de desagüe, tú puedes ofrecerle hacerlo mientras ellos se están lavando las manos.

Si van en avión, usen el baño del aeropuerto antes de abordar y entonces, mientras estén a bordo, levántense y usen el baño cada 30 minutos más o menos. De nuevo, déjales “intentar” o “vaciar” aunque no sientan la necesidad de usar el baño, di, “Vamos a intentar de nuevo más tarde.” Recuerda, el baño del avión se ve, se siente, huele y suena diferente que el resto del avión. ¡Ten paciencia (y sentido del humor) mientras asimilan todo!

Recompensas: Si tu peque responde bien a las recompensas, podrías probar con un sistema para el viaje donde puedan ganar una pegatina o pequeña recompensa cada vez que “se sienten” en el inodoro. Al ganar 5 pegatinas, puedes tener una pequeña recompensa para ellos. Crear un sistema de recompensas toma planeación y preparación. Asegúrate que tienes tu diagrama hecho, pegatinas y recompensas listas una semana antes del viaje.

Diversión: Algunas veces, sentarse en el inodoro no es muy emocionante cuando eres un peque. Igual que en casa, tienes que crear la manera de mantener a tus peques divertidos para que puedan pasar una cantidad sólida de tiempo sentados en su bañito entrenador. Si éste es el caso, empaca algunos libros para leerles a tus peques mientras “intentan”. También puedes traer un cuaderno de “no ensuciar” para que tu peque coloree mientras esté sentado.

El Dilema del Pañal

Puede ser más fácil ponerle un pañal al peque mientras viajas para evitar una molestia. Pero los pañales o calzoncillos entrenadores pueden dar una señal a tu peque que está bien mojarse o hacer un movimiento intestinal en cualquier momento, dondequiera, y asimismo podría provocar una regresión en el entrenamiento al baño. Si el temperamento de tu peque es muy ansioso y los cambios le causan estrés, esto sería tu mejor opción hasta que dominen la habilidad y pueda generalizarse ante cualquier situación. Es una decisión personal y tuya completamente. No puedes forzarle a ir al baño, entonces, usa el mejor juicio con tu peque.

 Los Sí al Viajar

  • Llevar mucha ropa extra en caso de accidentes.
  • Empacar pañales o entrenadores para emergencias, también muchas toallitas limpiadoras.
  • Hablar del viaje con tu peque de antemano para que puedan saber qué esperar.
  • Traer contigo su asiento entrenador portátil o el bañito entrenador.
  • Cubrir el sensor automático de desagüe si tu peque es sensible al ruidoso dispositivo.
  • En caso de accidentes, tener algo a la mano, como una toalla o pañales de tela, para poner en el asiento del bebe en el coche.

Recuerda que los peques captan nuestro estrés. Si estás estresado o frustrado porque tu peque tuvo un accidente, lo más probable es que ellos estén estresados también. Toma la oportunidad de aprender lo que funciona mejor con tu peque. Intenta ver el mundo desde su perspectiva. Mantén la calma, espera y prepárate para algunos accidentes, y lo más importante, diviértanse en sus maravillosas vacaciones en familia.

Triple P – Programa de la Crianza Positiva

¿Te interesa recibir más consejos sobre la crianza? Triple P en línea – ¡Podría ser el programa de crianza positiva para ti!    Este programa de crianza en línea te permite tomar clases de crianza desde la comodidad de tu hogar, en un café o desde cualquier lugar que gustes.

Si tu peque y tú son miembros del Plan de Salud de Oregón (OHP) por medio de Trillium Community Health Plan, puedes recibir Triple P en línea de forma gratuita al completar el formulario a continuación. Un miembro del personal de Parenting Now! te enviará un código de acceso dentro de las 24 horas y podrás comenzar a utilizar el programa de inmediato.  Para obtener mayor información sobre el programa visita:  LaneKids Triple P homepage.

Este artículo te lo brinda Parenting Now!- Educadoras en el área de la crianza y autoras Amanda Bedortha, Claire Davis y Lynne Swartz y la consultora Jay Thompson (andupdatemywebsite.com). Parenting Now! siente una gran pasión por las familias felices y sanas. Para obtener más información sobre Parenting Now! Visita su sitio web (https://parentingnow.org/) o comunícate con nosotros a info@parentingnow.org