Muchos de nosotros hacemos propósitos de año nuevo que tienen que ver con la salud, el trabajo, las relaciones y demás. Si eres mamá o papá, tal vez te hayas hecho el propósito de esforzarte para ser mejor padre o madre de familia.    Sin embargo, no importa cuántos propósitos nos hagamos, el hecho es que nadie es perfecto. Todo el mundo tiene momentos en que siente el estrés de ser padre o madre y frustración por la forma en que los peques se comportan. La crianza positiva puede ayudar a aliviar y prevenir algo de ese estrés y frustración.

Tu familia es especial

Toda familia tiene sus propias tradiciones, valores, costumbres y hábitos. No hay “una manera correcta” de criar a tu peque. Tienes que decidir los valores, las habilidades y los comportamientos que quieres motivar y los que quieres desalentar y qué enfoque quieres tomar.

Si bien no hay dos familias exactamente iguales, todas pueden necesitar y utilizar consejos prácticos para la crianza de sus peques – desde la importancia de leer cuando son infantes, hasta hablar con ellos para que aumenten su vocabulario y desarrollen lazos fuertes en común.  Igualmente importante será también darles las oportunidades que sean apropiadas para su edad, de manera que puedan explorar el mundo que les rodea.

La crianza positiva

Queremos ser el mejor papá y la mejor mamá que podamos ser y sabemos que la crianza de los hijos es un trabajo importante, pero la mayoría de nosotros no estamos preparados para ingresar a “la carrera” de la crianza. A veces aprendemos en la marcha cometiendo errores, al mismo tiempo que nuestro retoño  continúa sorprendiéndonos con nuevos desafíos. Algunos padres pueden llegar a sentirse angustiados y agotados si, por ejemplo, cada día irse a la cama representa una batalla que necesitan enfrentar.

La Crianza Positiva puede ayudar a los padres de familia a lidiar con la frustración, el agotamiento o la ira que se experimenta. Proporciona estrategias para que los padres les den a sus peques estímulo y atención y aprendan buenas habilidades de comunicación. Tanto los padres como sus hijos forman relaciones positivas y amorosas entre sí y los padres de familia reciben ayuda para que aprendan a evitar algunos problemas de conducta.

Conceptos básicos

Los programas de la Crianza Positiva conllevan algunos pasos claves, como los que se describen a continuación.

Crear un entorno seguro e interesante.

  • Infantes: Si tu bebé comienza a sujetar algo que puede llegar a ser peligroso, intercámbiaselo por un juguete que sea seguro y coloca el juguete peligroso donde no lo pueda alcanzar.
  • Niños pequeños: Vayan de paseo al parque o incluso alrededor de la cuadra.  Estimula las actividades que sean seguras e incluso un poco desordenadas  como lo es el saltar en los charcos.
  • Preescolares y primaria elemental: En esta etapa a los niños les encanta ayudar a sus padres. Dale quehaceres que no ofrezcan ningún peligro como ayudarte a clasificar la ropa de lavado.

Ambientes para el aprendizaje positivo

  • Infantes: Cantar y tocar música. No solo le ayudará a desarrollar gusto por la música, sino que también le ayudará en su desarrollo cerebral.
  • Niños pequeños: Fomenta el juego simulado. Ropa vieja, bufandas, ollas y cualquier artículo que sea seguro puede convertirse en una aventura emocionante.
  • Preescolares y primaria elemental: Anima a tu peque a que  resuelva los problemas. ¿Tiene problemas para compartir con un amigo? Pídele que te ofrezca sus propias ideas sobre cómo compartir de manera equitativa – tomar turnos con un temporizador o reloj de alarma, crear un juego juntos, etc.

Disciplina ascertiva

  • Niños pequeños: Explica las reglas con claridad. Ten paciencia. Dale orientación. Nota lo positivo más que lo negativo.
    • Utilizamos nuestra “voz interior” en la biblioteca.
    • Me agrada cuando pones tus juguetes en su lugar sin que yo te lo pida.  ¡Ya te estás haciendo grande!
  • Preescolares y primaria elemental: Utiliza la disciplina para guiar y proteger a tu peque y no como una forma de castigo o para hacerlo sentir mal o culpable.
    • ¿No puede decidir qué ropa ponerse y se tarda demasiado tiempo para arreglarse? Entonces, no habrá tiempo suficiente para ir al parque. Explícale no sólo lo que no funcionó en esa ocasión y la consecuencia de ello, explícale también de qué manera lo podría hacer mejor la próxima vez. Por ejemplo: ¿Qué tal si preparas la ropa la noche anterior?

Ten expectativas realistas

  • Infantes: No esperes que tu bebé vaya a dormir toda la noche y si lo hace, no necesariamente será el patrón que va a seguir. Si tienes la oportunidad, duerme la siesta cuando tu bebé duerma durante el día para que puedas recuperar un poco el sueño – ¡los trastes sucios pueden esperar!
  • Niños pequeños: Muchos peques son delicados para comer. Es bastante frustrante la verdad.  Trata de evitar que la hora de comer se convierta en la hora de conflictos.
    • Ofrécele una selección de alimentos saludables para que pueda escoger lo que quiera.
    • Haz que pruebe la comida nueva más de una vez. Lo que no funciona un día, puede funcionar al otro.
  • Preescolares y primaria elemental: Establece metas que pueda lograr.
    • Quizás no guarde todos los juguetes en su lugar, pero puede guardar unos cuantos.
    • Hazlo con creatividad. ¿Puede recoger un juguete el lunes? ¿Dos el martes? ¿Tres el miércoles? etc.  ¡El sábado podría ser el día libre para celebrarlo!  Dale el apoyo necesario cuando realiza sus logros.

Ponte atención como padre de familia

  • Pueden ser diez minutos, una hora o una noche, pero haz algo para ti todos los días.
  • Ponte los auriculares para escuchar música o algún programa.
  • Mándale un texto a alguna amiga que tengas si te sientes frustrada. Puede que te ofrezca algunas palabras sabias o te cuente un chiste.
  • Haz planes para salir con tu pareja o con alguna amistad.  Trata de no pasar el rato hablando solamente de tu peque.

Una familia próspera

Los programas como  Triple P Positive Parenting y los grupos de padres de familia de la localidad como los que ofrece  Parenting Now!, pueden demostrar cómo ser una madre y un padre de familia positivo.

No importa cuáles sean tus valores o antecedentes, el recibir apoyo y consejos para criar a tu peque puede ser invaluable. El enfoque que ofrece  la Crianza Positiva puede ayudar a tu peque y a ti a prosperar ahora y en el futuro.