Debido a las presiones que acompañan el ser padre de familia, es fácil caer en las trampas comunes de crianza. Las trampas parentales que pueden entorpecer los objetivos de la crianza son maneras específicas sobre cómo actúa o a hablas con tus peques o pareja, o cómo se trata a sí mismo. Todos caemos en las trampas al menos de vez en cuando, sin embargo, el estar alerta acerca de las más comunes se puede ayudar reducir el impacto.

La Trampa de la “Crítica”

Los infantes y peques llenan nuestras vidas con partes iguales de amor y frustración. Constantemente causan desorden, derraman sus golosinas y bebidas, y son capaces de manifestar disgustos épicos en medio del supermercado.

Los padres de familia que responden con correcciones negativas al desorden, a los disgustos y al comportamiento desafiante tienden a caer en la Trampa de la “Crítica”. ¿Hay algunas ocasiones cuando sientes impaciencia y furia, y todo lo que le dices a tu peque es negativo?

Vociferando amenazas como “Hazlo ahora o te meterás en problemas” o gritando “Recoge tus juguetes ahora” puede resultar en ira, frustración y tristeza tanto para ti como para tu peque. Cuando se usan las correcciones negativas demasiado, la lucha de poderes puede aumentar y realmente al final nadie gana. El usar medidas preventivas puede ayudar mucho a reducir la cantidad de interacciones negativas que tienes con tu peque:

  • Crear rutinas y aclarar expectativas: recoger juguetes antes de tiempo en la pantalla, refrigerios solamente en la mesa del comedor…
  • Recordar el uso de consecuencias lógicas, como que se le quitarán los juguetes si no se recogen en un cierto tiempo.
  • Notar lo positivo: “Gracias por recoger algunos de tus trenes. Juntos pongamos el resto en su lugar.

La próxima vez que te arroje sus galletitas al piso, respira profundo, piensa antes de actuar, y encuentra una manera tranquila para comunicarte con ellos. ” ¡Las galletitas son para comerse! Recojámoslas ahora.”

La Trampa de “dejarlos en paz”

 Algunas veces se puede sentir que pasas todo el día diciéndole a tu peque qué no hacer: “Deja de llamarle ´bicho raro´a tu hermano, No colorees encima de mi libro de cocina, No acaricies al gato con tu pie.

Cuando estás corrigiendo tu comportamiento constantemente, es muy fácil olvidarse de las veces que su se ha comportado de la manera que quieres. La trampa de “dejarlos en paz” va de la mano de la trampa de la “crítica”.   Si reaccionas únicamente ante lo que el peque hace incorrectamente, ellos pueden comenzar a pensar que la manera de atraer la atención es hacer las cosas que a ti no te gustan.

Toma tiempo durante el día para darle ánimos a tu peque:

  • Me gusta la manera suave con que acaricias al gato.
  • Fue muy dulce que compartieras tus trenes con tu hermano.
  • Gracias por usar las hojas de colorear para dibujar.

Fomenta el comportamiento positivo al reconocerlo cuando suceda.  Será probable que tu peque repita los comportamientos positivos si le das atención positiva.

La Trampa “en beneficio del peque”

 La crianza de tus peques, especialmente en los años tempranos, puede sentirse toda-acaparadora.  La interminable cocina, la limpieza, la alimentación- sin mencionar los disgustos, entrenamiento del baño, citas con doctores…

No es de sorprenderse que algunas veces nuestras relaciones de adultos quedan en segundo plano.

Cuando pasamos cada minuto del día aplicando energía y tiempo exclusivamente en nuestros peques, caemos en la trampa de” en beneficio del peque”. En esta trampa, fracasamos en dar tiempo y energía a nuestra pareja, familia y amistades -aún a nosotros mismos- porque pensamos que tenemos que estar al 100% “atentos” y dispuestos para nuestros peques. Recuerda:

  • La familia entera se beneficia cuando los cuidadores se atienden a sí mismos.
  • El cuidado personal-como una clase de yoga, cafés con amistades- no es ser egoísta. Es crítico para tu bienestar físico y emocional.
  • La conexión con otros padres de familia es una gran manera para reducir el aislamiento y los síntomas de depresión.

Aquí hay algunas maneras para asegurarte de que estés en comunicación con otros adultos en tu vida:

  • Planifica una cita mensual con tu pareja.
  • Participa en clases “El Bebé y Yo” para conocer a otros padres de familia, como en las horas de lectura de cuentos y música en sus bibliotecas locales, en Dancing Weasel Toy Store, Adventure! y en el Museo de los Peques.
  • ¡Únete a programas de educación y apoyo de crianza, como Parenting Now!
  • Comunícate con tus vecinos, familia y amigos.

La trampa del “padre de familia perfecto”

 En el mundo actual de fotos perfectamente colocadas de Instagram y la inmensa cantidad de entradas de Pinterest acerca de los esquemas de colores de la habitación del bebé, planeación de fiestas, comidas congeladas, es fácil caer en la trampa del “padre de familia perfecto” donde pensamos que vamos a criar de manera “perfecta” a nuestros peques “perfectos” 100% del tiempo-y sin nunca cometer un error.

La realidad es que la crianza es dura, y en cuanto más pronto aceptes que cometerá errores, estará más abierto a aprender de estas experiencias. Aprende a reír cuando puedas -te olvidarás de tus “fallas” ¡más rápido de lo esperado!

La trampa del “mártir”

 Siguiendo el mismo criterio de “en beneficio del peque”, los padres de familia que sienten que deben sacrificarse en su “totalidad” para criar peques felices, se agotan rápidamente bajo la trampa del “mártir”. Tomarse un tiempo para uno mismo es crucial, al igual que cuidar la salud mental y física. Aún cuando carezcas de guardería, hay cosas sencillas que puedes hacer durante el día que harán una gran diferencia:

  • Camina a diario para hacer ejercicio y estar al aire libre. Aunque haga frío, arropa a todos y salgan a caminar.
  • Substituye los refrigerios procesados por los de alta-proteína como queso o fruta fresca y verduras.
  • Únete a un grupo de crianza para conocer a otros padres de familia y forma tu propia comunidad.

Amplía tu conocimiento de crianza

Si “saber es poder,” al reconocer en qué trampas caemos será un avance para ayudarnos a identificar otras maneras de criar.

Cuando necesites más apoyo, hay otros medios locales a tu alcance:

Parenting Now!: Ofrece una variedad de grupos parentales conducidos por educadores de crianza, así como grupos de apoyo de alimentación y centros de encuentros para juegos.

Relief Nursery: Una variedad amplia de servicios para familias, que incluyen salud mental y servicios de asesoría, programas terapéuticos de infancia temprana y alcance e intervención en crisis.

Triple P Online: Disponible a través de LaneKids para familias Trillium, Positive Parenting Program que es un programa de aprendizaje en línea diseñado para padres de familia de peques de hasta 12 años de edad.