¿Tuviste pesadillas en tu niñez? Aún cuando no recuerdes haberlas tenido, las probabilidades indican que sí. Y para algunas personas las pesadillas en su niñez fueron algo tan fuere que ¡aún las recuerdan!

Las pesadillas en la niñez son comunes entre los 3 – 5 años. Con cambios en su rutina (cuando empieza a asistir al preescolar), con el crecimiento y con una imaginación en desarrollo, tu peque podría empezar a procesar sus emociones a través de los sueños, incluidas las pesadillas.

Puede ser difícil para ti saber qué hacer cuando tu peque se altera después de una pesadilla. Esta semana te ofrecemos algunas sugerencias que te ayudarán a calmar a tu peque después de una pesadilla, asimismo a establecer un buen ambiente para dormir mejor.

Entendiendo en por qué de las pesadillas

Hay varias etapas del sueño por las que una persona pasa en el transcurso de la noche. Las pesadillas suceden durante el sueño REM (movimiento ocular rápido) cuando la actividad cerebral es aumentada. Las imágenes que tu peque ve y las emociones que experimenta durante el sueño o pesadilla se sienten muy reales. Puede ser alarmante despertar de una pesadilla con esas imágenes y emociones aún frescas en su mente.

El personal en ciencias e investigación no están seguros de qué causa una pesadilla, pero están de acuerdo con que algunos factores pueden influenciar a que tu peque tenga más sensibilidad a experimentar pesadillas:

  • Experimentar cambios, como una nueva casa o escuela, o cambios en la dinámica familiar como el nacimiento de un nuevo hermano o una separación.
  • Reacción a un trauma, como a una herida, un desastre natural, etc.
  • Ver o leer algo que asusta antes de dormir.
  • Haber tenido una experiencia aterradora como ver las decoraciones del día de brujas en la tienda.

La Fundación del Sueño nos recuerda que las pesadillas son normales en el desarrollo de tu peque. Su imaginación está desarrollándose, tu peque se está dando cuenta de que hay cosas en el mundo que pueden herirle o hacerle daño. Como padre o madre lo mejor que puedes hacer es reconfortarle cuando despierte de una pesadilla.

Reconfortar es la llave cuando se atiende una pesadilla

Cuando tu peque se despierte de una pesadilla, va a sentir miedo, tal vez también confusión mientras su cerebro cambia del mundo de los sueños a la realidad. Las emociones y la experiencia imaginaria en el sueño va a estar fresca en su mente. Tu rol es proveer un lugar seguro para tu peque con el fin de relajarle y que vuelva a dormir. Es importante:

  • Ser paciente con tu peque. Mostrar tu molestia o frustración por estar despiertos puede hacer que tu peque sienta aún más malestar.
  • Guarda la calma. Usa una voz suave y serena. Tranquiliza a tu peque haciéndole saber que estás allí.
  • Dale apapachos y palabras de aliento.
  • Durante el día, cuando tu peque esté en calma, háblale de la diferencia entre un sueño y estar despierto. Ayúdale a entender que aunque se vean muy reales, los sueños no le pueden hacer daño.

Diferentes estrategias son efectivas para diferentes peques. Con el tiempo, verás qué ayuda más a tu peque, además de que lo que ayuda a una persona no es lo mismo en el caso de otra.

Las estrategias de relajación pueden ser:

  • Usar una lucecita de noche o atenuar la luz en la recámara de tu peque.
  • Cantar suavemente una canción, por ejemplo “Brilla, brilla estrellita”
  • Darle a tu peque un artículo que le de seguridad, como una mantita o un peluche.
  • Colgar un “atrapa sueños” en la cama, para atrapar los “malos sueños” y los “buenos sueños”.
  • Leer libros con temas tranquilos acerca del sueño, como El Tren del sueño, El libro de los Sueños, Buenas noches, o El Sitio de las Buenas Noches.

Establece una rutina para la hora del sueño

A muchos peques les va bien con una rutina de sueño consistente. Sabiendo qué viene después – ya sea una merienda, la hora del baño, la lectura de un libro – se reduce la ansiedad que tu peque puede sentir a la hora de dormir. Un ejemplo de rutina para la hora de dormir puede ser:

  • Tomar un baño
  • Ponerse el pijama
  • Cepillar los dientes
  • Leer 3 historias
  • Apagar las luces

Otras cosas para considerar a la hora de dormir son:

  • Evitar ver o leer algo que le asuste antes de dormir.
  • Apagar las pantallas una hora antes de la hora de dormir.
  • Elegir actividades tranquilas y relajantes antes de ir a la cama en vez de juegos y juguetes que le sobre-estimulen. Pueden ser: rompecabezas, masilla moldeable, juegos de clasificación, etc.
  • Evitar las botanas o bebidas dulces antes de acostarse. En vez, ofrécele una merienda con proteína que le ayude a conciliar el sueño.

La mayoría de las personas en su niñez eventualmente tienen pesadillas, si te preocupa la frecuencia e intensidad de las pesadillas que tiene tu peque, haz una cita con el pediatra y platica acerca de tus inquietudes. Con tu apoyo y respaldo, tu peque crecerá y madurará a través de esta etapa.

Este artículo te lo brinda Parenting Now!- Educadoras en el área de la crianza y autoras Amanda Bedortha, Claire Davis y Lynne Swartz y la consultora Jay Thompson (andupdatemywebsite.com). Parenting Now! siente una gran pasión por las familias felices y sanas. Para obtener más información sobre Parenting Now! Visita su sitio web (https://parentingnow.org/) o comunícate con nosotros a info@parentingnow.org


Triple P – Programa de la Crianza Positiva

¿Te interesa recibir más consejos sobre la crianza? Triple P en línea – ¡Podría ser el programa de crianza positiva para ti!    Este programa de crianza en línea te permite tomar clases de crianza desde la comodidad de tu hogar, en un café o desde cualquier lugar que gustes.

Si tu peque y tú son miembros del Plan de Salud de Oregón (OHP), puedes recibir Triple P en línea de forma gratuita al completar el formulario a continuación. Un miembro del personal de Parenting Now! te enviará un código de acceso dentro de las 24 horas y podrás comenzar a utilizar el programa de inmediato.  Para obtener mayor información sobre el programa visita: LaneKids Triple P en español.