Si tienes un preescolar en casa, probablemente has oído la palabra “no” (o alguna versión de ella) en muchas ocasiones. Te puede sorprender incluso escuchar que tu preescolar es encantador y cooperativo en la escuela y siempre dice “¡Sí!”.

Debes sentir orgullo de que tu peque ha aprendido acerca de la cooperación y está demostrándolo en la escuela.  El “No” que escuchas frecuentemente en casa es el resultado de que tu peque está probando límites con alguien – generalmente contigo- al ser tú la persona que lo ama sin importar qué.

Disciplina Positiva

Mientras tu peque prueba tus límites (y a veces tu paciencia) con sus “No”, aplicar un enfoque positivo que enseña es mucho más efectivo que los castigos. Las respuestas amables y firmes le ayudarán a desarrollar autoestima mientras aprende habilidades para resolver conflictos y crear relaciones basadas en el respeto y la atención a los demás.

La prevención es la mejor medicina

Al crear estructuras o fundamentos positivos puedes prevenir un comportamiento inadecuado que puede dar paso a algo mayor. Considera:

Rutinas y expectativas

  • Crea simples rutinas para ayudar a tus peques a que sepan qué es lo que esperas.
  • Considera la edad de tu peques, así como su etapa de desarrollo cognitivo, evitando así que esperes más de lo que pueden dar.
    • En la mañana nos cepillamos los dientes, nos vestimos y desayunamos.
    • En la tarde, tomamos un baño después de cenar, nos ponemos la pijama y leemos una historia antes de ir a la cama.
  • Se consistente, así tus peques tendrán la seguridad de lo que pasará después.
  • Se paciente. Así como para una persona mayor le toma tiempo adquirir un hábito, también para los peques.
  • Celebra a tu peques por seguir la rutina establecida. Están aprendiendo acerca de la responsabilidad.
  • Hazlo con música.
    • Tal vez te gusta limpiar la casa mientras escuchas a Beyonce o a los Black Keys. Tu peque podrá ser más cooperativo en recoger su ropa o juguetes si se siente acompañado por algunas rondas de The wheels on the Bus (o tal vez ambos disfruten de Beyonce)
Child eating grapes out of green bowl.

Child eating grapes out of green bowl.

Un plan para las transiciones

  • Habla por adelantado con tus peques de los cambios o transiciones por venir. ¿Vas a recoger a tu peque de la casa de un amiguito? Llega diez minutos antes para advertirle que tiene diez minutos más para jugar.
    • Deja que tu peque use un cronómetro para que vea que el tiempo se termina.
    • Si tu peque no puede entender aún el concepto del tiempo o un cronómetro, el decirle “diez minutos más” no será efectivo. Ten creatividad – utiliza un reloj de arena de un juego de mesa por ejemplo, para que vea que el tiempo pasa así como los granitos de arena.

Elogios y Recompensas

  • Elogia a tu peque cuando cumpla con las expectativas. Se específico o específica para que sepa exactamente qué es lo que ha hecho bien y pueda repetir esa conducta fácilmente.
  • Recompensa, pero cautelosamente.
    • Una tabla de etiquetas engomadas u otras recompensas pueden ser útiles para motivar a los peques ocasionalmente.
    • Si utilizas demasiado las etiquetas engomadas a tu peque le tomará más tiempo y le será más difícil entender por qué es importante cepillar sus dientes sin recibir recompensa. Evita recompensar las tareas diarias.

Tiempo de juego sin estructura

  • Si tu peque está en edad preescolar lo mejor es que gran parte de su día lo pase bajo una estructura ordenada.
  • Las rutinas estructuradas en casa son importantes, pero también los tiempos de juego sin estructura lo son. Tener suficiente tiempo para jugar, previene las descargas de energía fuera de lugar. Pasar tiempo sin estructura también ayuda a desarrollar la creatividad y las habilidades para resolver conflictos.

boy-walking-in-leaves

Independencia

  • Deja a tu peque resolver problemas o conflictos simples sin ayuda.
  • Cuida cuando pueda sentirse muy frustrado o frustrada.
  • Menciona sentimientos y haz preguntas: “Veo que sientes frustración con ese juguete; ¿Con qué otro juguete puedes jugar?
  • Cuando tu peque resuelve problemas o conflictos, la autoconfianza se desarrolla y aprende a enfrentar retos.

girl-balancing-on-log

 

No dudes, ten seguridad

 

No importa que tantas tácticas preventivas y exitosas usemos, siempre habrá, por supuesto, momentos de crisis, por ejemplo la lucha de estar listos para ir a la cama. Cuando disciplines:

  • Considera la palabra HALT (siglas en inglés) cuando los peques han tenido un día difícil:
  • Hungry – Hambriento
  • Angry – Enojado
  • Lonely – Solo
  • Tired – Cansado

Deberás atender las necesidades básicas. Cualquiera se pondría de mal humor cuando lo fundamental no ha sido suplido.

 

  • Si tu peque es parte del problema, deja que forme parte de la solución:
    • Una buena forma para que tu peque aprenda acerca de las consecuencias de sus actos es que él o ella misma ayude a reparar sus errores.
      • ¿Derramó vasos de agua fuera de la bañera y mojó el suelo? Deja que lo seque con el trapeador o mechudo.
      • ¿Saltó sobre la cama de su hermano hasta que las sábanas se cayeron? Haz que acomode todo nuevamente.
      • Implementa en tu peque el hábito de ofrecer disculpas cuando se necesite. Deja que utilice sus propias palabras e ideas para lograrlo.
  • HABLA CON CLARIDAD.
    • Ten claridad y especifica cuando alguna regla se ha roto. Di específicamente qué no fue hecho y qué necesita hacerse.
    • Aplica consecuencias naturales:
      • ¿No estuvo listo o lista para ir al parque antes de la cena? No va al parque hoy.
  • La organización del tiempo lo es todo
    • Si tu peque no estuvo listo o lista a tiempo para ir al parque hoy, no canceles el paseo de la próxima semana. Esto puede confundir y molestar al peque al sentir que es algo injusto. Posiblemente tu peque no recuerde qué sucedió la semana anterior. La disciplina la verá como un castigo y la lección no la aprenderá – la disciplina positiva sirve para enseñar no para castigar.

 

Enseñando a tu peque a ser independiente

Es fabuloso ver como tu peque se convierte en alguien independiente. Con esa independencia a la mano vienen también las pruebas acerca de lo que está bien y lo que no.  Utilizando estrategias preventivas, disciplina positiva y paciencia, los años de preescolar serán emocionantes y de crecimiento para tu peque y para ti.