Queda solo un mes de verano antes de que comiencen las clases… ¡y todavía hay tiempo para salir en carretera y tener más aventuras de verano y otoño! Viajar con peques es emocionante y tiene el potencial de dejar recuerdos duraderos, pero también puede llegar a ser mucho trabajo.

Con un poco de planificación y preparación, los viajes largos en carro pueden pasarse sin problemas. Esta semana, hablaremos de viajar en carro con los peques.

Las maletas ya están hechas. ¿Y ahora qué?

 El desafío más común con respecto a viajar con peques es que éstos se aburren fácilmente, lo que puede hacer que no se porten muy bien. Con poco que hacer y pocas distracciones, es probable que los peques de edad preescolar y los más mayorcitos se quejen, lloriqueen, peleen con sus hermanitos o se nieguen a ponerse el cinturón de seguridad.

Con debida razón, además de ser muy aturdidor, resulta estresante para papá y mamá.

El primer paso para salir a los viajes en automóvil es preparar a tu peque con anticipación.

  • Explica la importancia de la seguridad cuando se viaja en carro, inclusive la importancia de permanecer en el asiento con el cinturón abrochado.
  • Explica la razón por la cual es muy importante que el conductor se mantenga enfocado en la carretera.
  • Habla con tu peque sobre el lugar hacia donde van a viajar y cuánto durará el viaje.
  • Muéstrale la ruta de viaje en un mapa.

Luego, repasa las “Reglas de la carretera”. Decide dos o tres reglas fáciles de recordar para que las siga mientras está en el coche. Esto podría incluir:

  • Hablar quedito.
  • Mantener siempre el cinturón de seguridad puesto.
  • Mantener las manos y los pies quietos.
  • Mantener los pies alejados del respaldo del asiento de enfrente.
  • Pasarse entre ellos los juguetes de buena manera.
  • Practicar cómo avisarte que necesitan hacer una parada.

Si gustas, puedes ofrecerles una recompensa por seguir las reglas. Ya sea una actividad especial o un regalito que puedas darles  a diferentes intervalos. Llegar al lugar podría ser incentivo suficiente para que tus peques se apeguen a las reglas.

Manténles distraídos

Los viajes largos en carro requieren cierta planificación cuando en cuanto al entretenimiento. Las edades, las etapas de desarrollo, los intereses y las capacidades de tus peques jugarán un papel importante en cuanto a las cosas que puedas llevarte contigo y las actividades que tienes en mente.

A algunos padres les gusta hacer mochilas especiales para cada uno de sus peques con artículos nuevos o especiales para jugar. Tú podrías ir a la tienda del dólar y dejar que escojan algunos artículos especiales para su mochila, o puedes darles la sorpresa. La mochila podría incluir:

  • Libros para colorear o de actividades con marcadores de agua.
  • Libros con ilustraciones.
  • Sus bocadillos o bebidas favoritas en recipientes que no se derraman.
  • Una cámara digital desechable para que el mayor saque fotografías.
  • Un diario personal para que tu peque mayor documente su viaje.

Puede que necesites otras cosas además de una mochila de actividades para mantener a la tropa entretenida, tranquila y con ganas de cooperar.

Recuerda que una de las mejores cosas de los viajes en carro con la familia es la oportunidad de conectarte con tus peques.  Recuerda los viajes a los que fuiste en tu niñez. ¿Qué parte te gustaba? ¿Cantaban canciones o se contaban historias? ¿Tenía tu familia una tradición especial que quisieras continuar? ¿Qué es lo que quieres que tus peques recuerden de este viaje?

Podrías considerar:

  • Llevar una bolsa de bocadillos en el asiento delantero para repartir, según sea necesario. Las galletas en una bolsita, yogurt o bolsas de fruta, o bolsas de cereal seco son excelentes opciones para llevar. De preferencia, mantén al mínimo los alimentos y las bebidas azucaradas, pues estos tienden a causar que los peques se pongan “gruñones”.
  • Escuchar audiolibros mientras manejas. La Biblioteca Pública de Eugene es un buen lugar para encontrar audiolibros, incluyendo la serie de Harry Potter. Incluso tienen audiolibros en mp3, si el auto no tiene un reproductor de CD.
  • Planifica lugares a lo largo de la ruta en los que puedan detenerse y salir del carro. Los parques infantiles, los parques públicos y los museos para niños son buenos lugares para quemar la energía extra.

Si tienes un peque que se enferma con el movimiento del auto, el Ginger Ale y las galletas saladas pueden aliviar la náusea. Deja que se sienten junto a una ventana para que puedan recibir el aire fresco en la cara. También puedes conversar con el pediatra acerca de otras opciones médicas y/o alternativas.

Mantén la buena onda

 A los peques les encanta la atención positiva. Hazles saber que te das cuenta de lo mucho que están trabajando para seguir las reglas del viaje y elógialos cuando compartan de buena manera con sus hermanitos, cuando pidan un bocadillo de buena forma, cuando hablen en voz bajita, etc.

Observa si hay alguna señal de que se estén aburriendo o indicios de que ya hayan terminado alguna actividad, de ser así, sugiere algún cambio. Ayúdales a que reconozcan las señales que podrían indicar que necesitan cambiar lo que están haciendo. Enséñales las palabras con las que puedan describir sus sentimientos y de esta forma disminuir su frustración.

Es difícil dirigir el comportamiento desafiante mientras se maneja. A muchos padres de familia les resulta muy útil decidir antes del viaje cómo van a lidiar con la mala conducta de sus peques. “Tiempo de reflexión” o “Guardar silencio” puede funcionar bien, o quizás quitarles su juguete favorito durante un tiempo determinado.  Habla de las consecuencias de no seguir las reglas del viaje mucho antes de salir. Sería útil ponerlo en práctica mediante una serie de viajes cortos y hacer viajes más largos a medida que vayan aprendiendo a seguir las reglas antes de salir de viaje en carro.

Si mientras viajan, la situación se vuelve demasiado estresante, busca un lugar seguro para detenerte y solucionar el problema. Déjales dicho por qué te estás deteniendo, luego pídeles que se sienten en silencio por 2 minutos. Después de un rato, continúa el viaje.

Viajeros felices

No siempre sabemos predecir la manera en que los peques se van a comportar en el carro. Pero hay cosas simples que podemos hacer para hacer nuestro trabajo un poquito más fácil:

  • Lleva toallitas mojadas o paños húmedos para limpiar manos pegajosas o lo que se haya ensuciado.
  • Vísteles con ropa fácil de quitar en caso de que derramen algo o tengan algún accidente.
  • Tú o tu pareja puede sentarse en el asiento trasero con los peques para leer libros o jugar con ellos.

Antes de salir a carretera

Puedes hacer inspeccionar los asientos de tus peques haciendo una cita, los lunes o los miércoles, o durante las próximas clases de prácticas sobre asientos para automóviles en Parenting Now! en la dirección de 86 Centennial Loop. Un técnico certificado en seguridad de pasajeros infantiles se asegurará de que tu peque tenga el asiento adecuado para su edad y peso, y se asegurará de que esté correctamente instalado. Llama al 541-484-5316 para hacer una cita; la próxima clínica es el 24 de agosto de 4 pm a 7 pm.

 

Triple P – El programa de la crianza positiva

¿Te interesa recibir más consejos sobre la buena crianza? ¡Triple P en línea podría ser para ti! Este programa en línea para los padres de familia te permite tomar una clase sobre la crianza directamente en la comodidad de tu hogar, en una cafetería o en cualquier lugar que desees.

Si este programa es de todo tu interés, envía el formulario a continuación y la información sobre los próximos pasos se te enviará directamente a tu bandeja de entrada. Para recibir mayor información sobre este programa haz clic aquí.