Durante el verano, por lo general las familias buscan los horarios de las piscinas y llenan sus patios traseros con piscinas plásticas, mesas de agua y rociadores de agua para correr frente a ellos.

Pero aquí hay un hecho sorprendente: los peques pueden ahogarse con tan solo UNA pulgada de agua. ¡Una pulgada! Eso significa que cualquier agua que se estanque puede ser peligrosa para los bebés y los pequeños, especialmente cuando se dejan sin supervisión. Según la Academia Americana de Pediatría, el ahogamiento es la segunda causa de muerte en niños de 1 a 4 años.

Entonces, ¿cómo pueden las familias prevenir los ahogamientos y otros accidentes relacionados con el agua? Aquí hay 4 consejos a seguir para mantener a tus peques seguros durante la temporada de recreación acuática.

1. Supervisa en todo momento

Alrededor de cualquier cuerpo de agua, incluyendo las bañeras y las piscinas pequeñas para peques, los niños requieren supervisión constante. Los menores de un año deben siempre tener tus manos encima de ellos, o debes mantenerte justo a una distancia suficiente para que puedas detenerle.

Cuando tu peque esté en el agua, ten todo lo que necesitas contigo antes de que entre al agua, incluida una toalla, cambio de ropa, bocadillos, agua y protector solar. El ahogamiento puede suceder en cuestión de segundos; incluso correr rápidamente a la casa por una toalla pone a tu peque en peligro.

  • Designa a un “vigilante”. Cuando sales con familiares o amigos, es fácil asumir que alguien, ya sea la abuelita, el papá o el tío Paco – tiene los ojos puestos en los peques. Sin embargo, aunque hayan más adultos presentes no siempre significará una mejor supervisión. Antes de dirigirse a la piscina o al lago, designa a una persona para que se quede con los peques mientras juegan dentro o cerca del agua. Tomen turnos, al igual que lo hacen los salvavidas.

2. Conoce las señales de ahogamiento

El cine y la televisión representan a las víctimas que se ahogan chapoteando violentamente con los brazos agitados, pidiendo ayuda, pero esta es una descripción falsa. Cuando una persona se resbala bajo el agua, su boca se llena de agua y no puede gritar “¡ayuda!”. El ahogamiento es silencioso y rápido. Aquí hay más señales para identificar:

  • Cabeza baja en el agua, boca a nivel del agua
  • Cabeza inclinada hacia atrás con la boca abierta
  • Ojos cerrados o con aspecto vidrioso y vacío
  • Cabello sobre la frente o los ojos
  • Las piernas sin movimiento
  • Hiperventilación o jadeo
  • Tratar de voltearse sobre la espalda
  • Nadar como si estuviera subiendo una escalera invisible

3. Prepara tu casa para que sea segura

También es importante tener cuidado con los ahogamientos durante las horas y lugares que no son para nadar. Pueden ocurrir accidentes en la casa con cubetas de agua, estanques o incluso el inodoro.

  • Considera colocar una barrera o un portón alrededor de cualquier cuerpo de agua de tu jardín, incluida una piscina o estanque.
  • Compra un pestillo de inodoro para mantener la tapa del inodoro asegurada, o mantén la puerta del baño cerrada.
  • Vacía siempre los baldes de agua y el agua de la bañera de inmediato cuando no esté en uso. (¡Esto también evita que los mosquitos se reproduzcan!)

4. Enséñale a mantenerse seguro en el agua

Habla con tus peques acerca de la seguridad en el agua y establece algunas reglas que debe seguir cuando estén en la piscina o incluso cuando jueguen en casa. Esto podría incluir:

  • “Nunca nades solo”.
  • “Fíjate bien dónde está el salvavidas”.
  • “Asegúrate de que siempre haya un adulto cuando juegas cerca del agua”.
  • “Camina, no corras mientras estés en la piscina”.
  • “Avísale a un adulto cuándo vayas a jugar en el patio trasero”.

Además, como padre de familia, considera tomar una clase de RCP y clases de natación para aumentar tu confianza en el agua.  Oregon CPR y  The CPR Center ofrecen clases con frecuencia durante todo el mes.

Si bien se ha comprobado que las lecciones de natación que comienzan a partir de la edad de 1 año, incluyendo el enseñarles las habilidades de supervivencia, como el rodar o darse volteretas de adelante hacia atrás y flotar, reducen el riesgo de ahogamiento.  Es también muy importante no confiar solamente en las lecciones para garantizar la seguridad de tu peque en el agua. ¡Mantente alerta y pon atención para que tu familia pueda disfrutar de un verano seguro y divertido en el agua!

Triple P – Programa de la Crianza Positiva

¿Te interesa recibir más consejos sobre la crianza? Triple P en línea – ¡Podría ser el programa de crianza positiva para ti!    Este programa de crianza en línea te permite tomar clases de crianza desde la comodidad de tu hogar, en un café o desde cualquier lugar que gustes.

Si tu peque y tú son miembros del Plan de Salud de Oregón (OHP) por medio de Trillium Community Health Plan, puedes recibir Triple P en línea de forma gratuita al completar el formulario a continuación. Un miembro del personal de Parenting Now! te enviará un código de acceso dentro de las 24 horas y podrás comenzar a utilizar el programa de inmediato.  Para obtener mayor información sobre el programa visita:  LaneKids Triple P homepage.

Este artículo te lo brinda Parenting Now!- Educadoras en el área de la crianza y autoras Amanda Bedortha, Claire Davis y Lynne Swartz y la consultora Jay Thompson (andupdatemywebsite.com). Parenting Now! siente una gran pasión por las familias felices y sanas. Para obtener más información sobre Parenting Now! Visita su sitio web (https://parentingnow.org/) o comunícate con nosotros a info@parentingnow.org