Un nuevo bebé significa cambios importantes para toda la familia. Las reacciones de los peques pueden variar desde ser útiles con los pañales o las comidas, hasta celos o comportamiento infantil. Preparar a tu peque para la llegada del nuevo bebé ayudará a que estos se puedan conectar desde el comienzo. Estos son algunos pasos que puedes tomar para ayudar a aliviar el gran cambio de vida.

Antes de la llegada del bebé

Platica sobre los bebés

  • De tres a cuatro meses antes del nacimiento del bebé, habla con tu peque sobre la llegada de su nuevo hermanito o hermanita. Para los peques en edad escolar, diles la noticia al comienzo del embarazo.
  • Después de que hayan tenido la conversación, platiquen de todas las cosas referentes a  los recién nacidos: que duermen mucho, lloran, no pueden jugar o gatear y que necesitan muchos abracitos.
  • Utiliza este tiempo para compartir con tu peque historias de cuando nació o de cuando era bebé.
  • También puede ser útil dedicar tiempo con alguna amistad o algún familiar con bebé para que tu peque pueda ver lo que hacen los bebés, cómo se ven y cómo se escuchan.

Pídele que te ayude

  • Otra forma de calmar las preocupaciones acerca de los recién nacidos es involucrando a tu peque.
    • Deja que sienta las pataditas del bebé, o preparen juntos un regalito de bienvenida.
    • Inclúyele en la tarea de hacer una lista de nombres para el bebé como una actividad familiar.

Adhiérete a la rutina

  • Realiza todos los cambios de la rutina de tu peque, incluyendo el traslado de la cuna a la cama, o comenzar a ir a la guardería; necesitará tiempo para adaptarse.
  • En lugar de señalar que los cambios son por causa del bebé, manéjalo como parte de su propio crecimiento: “Ahora eres mayorcita, así que ya es hora de que duermas en una cama para niñas grandes”.

Ahora que ya llegó el bebé

Cuando sea apropiado, haz que conozca a su nuevo hermanito o hermanita.

  • Platica con mucha anterioridad y haz un plan sobre lo que puede esperar.
  • Si tu nuevo bebé está en un hospital, prepara a tu peque mayor para que tenga entendido que el hospital es un lugar de ambiente tranquilo y también explícale lo que puede esperar de la experiencia.
  • A algunos peques les encanta hacer tarjetas y pequeños obsequios para llevar al hospital o donde se encuentra el bebé.
  • No es nada raro que los peques se queden callados o se distancien un poco cuando visitan por primera vez un hospital. Interactuarán cuando estén listos.

Una vez en casa, dale el bebé a tu pareja o miembro de la familia para que puedas pasar un tiempo extra con tu peque mayor y le puedas dar abracitos si así lo quiere.

Aunque un nuevo bebé puede poner de cabeza la rutina familiar, trata de mantener la rutina de tu peque lo más que puedas. Esto incluye mantener las comidas a horas regulares, las horas de acostarse y otras actividades.

Los peques son perfectos ayudantes de nacimiento y la participación de ellos en el cuidado del bebé es una excelente manera de pasar más tiempo juntos y alentar el vínculo de hermanos. Aquí hay algunas ideas para el “ayudante especial”:

  • Proporcionar los pañales o las mantas
  • Revisar que el bebé se encuentre bien
  • Cantar canciones al bebé
  • Escoger ropita nueva para el bebé

Nuevos Retros

La relación entre el padre de familia y el peque mayor cambia cuando un nuevo bebé llega al hogar, los peques necesitan tiempo para ajustarse. Algunos pueden sentir resentimiento hacia el nuevo bebé, ¡no es nada fácil compartir a los papás!  Como resultado, pueden pasar por los siguientes tipos de comportamientos y desafíos:

  • Pataletas
  • Comportamiento infantil
  • Ansiedad por separación
  • Brusquedad con el bebé

Si el peque siente que no está recibiendo la misma atención podrán salir a la luz comportamientos desafiantes. 

  • Haz un esfuerzo extra para fijarte y comentar sobre su buen comportamiento -“Me encanta lo suavecito que tomas la mano del bebé”.
  • Busca oportunidades para poder pasar tiempo los dos juntos.

Cuando hables con tu peque acerca de sus sentimientos, le ayudará en cantidad que trabaje a través de sus emociones.

  • Puedes escucharle decir “No me gusta el bebé”, o “¿La podemos devolver al hospital?   Si esto sucede, dile que entiendes cómo se siente y que estás de acuerdo en que no siempre es divertido tener un bebé. Explícale las cosas que más amas del bebé y lo que es difícil para ti como madre o padre  (como el alimentarle por las noches).
  • A los peques les encantan las historias y los cuentos, por lo que leer historias sobre niños que también están pasando por este tipo de sentimientos encontrados por tener un bebé nuevo en casa les hará saber que no es malo sentirse así.

Si tu peque actúa de manera inapropiada, recuerda:

  • Sé consistente con las reglas y consecuencias
  • Ignora los comportamientos de menor importancia, como hablar como si fuera un bebé
  • Actúa rápidamente en casos de mal comportamiento, como tratar de manera brusca al nuevo bebé

Es muy posible que tu peque mayor pueda necesitar un poco más de tiempo para acostumbrarse a la idea de compartir el tiempo con la familia. Un poco de planificación y paciencia le ayudará a todos a hacer más fácil incorporar a la familia al nuevo bultito de alegrías.