Ah! Vacaciones de Verano…

Para las familias con peques en edad escolar, los días de verano están llenos de carreras alrededor de los rociadores de agua, refrescarse con paletas heladas y comer en días de campo en el patio trasero. Asimismo son días de pilas interminables de platos sucios, montañas de toallas mojadas, trajes de baño por lavar y manchas de paleta helada por limpiar.

Cuando empiezas a sentir que el trabajo en la casa nunca termina y que la responsabilidad de ello recae directamente en ti o en tu pareja, tal vez es un buen tiempo para establecer algunas tareas domésticas de las cuales tus peques serán responsables.

Muchos peques se benefician de tener algunas tareas diarias o semanales. Algunos estudios incluso, vinculan las tareas en la niñez temprana con una adultez exitosa, apuntando a relaciones fortalecidas y carreras prosperas. El secreto es saber qué tipo de quehaceres son apropiados para la edad a la que tu peque pertenece, -nivel de destreza y madurez. Incluimos algunos ejemplos de quehaceres de acuerdo a la edad:

Edad de 4 – 5 años:

  • Despejar y poner la mesa
  • Sacudir artículos no frágiles
  • Ayudar a llevar y guardar los alimentos
  • Guardar los juguetes
  • Tender su cama
  • Poner agua a las plantas

Edad de 6 – 8 años:

  • Alimentar a las mascotas
  • Limpiar el piso
  • Sacar la basura
  • Guardar la ropa sucia
  • Ayudar a lavar los trastes

¿Cómo empezar?

El primer paso es llamar a una reunión familiar. Encuentra un momento en el cual se encuentren unidos y sin prisa por alguna actividad posterior,  siéntense y:

  • Platiquen del por qué ayudar es importante: “Si cada quien trabaja en unidad con los demás en el hogar, nuestra casa y familia funcionarán sin problemas”
  • Haz una lista de quehaceres que necesitan ser hechos: alimentar al perro, guardar la ropa sucia, sacar los artículos para reciclar”.
  • Haz una lista de las labores que tus peques prefieran hacer primero o aprender cómo hacerlas.
  • Diseña una lista final de trabajos y organízala por miembro de la familia, y si es diario, semanal o mensual.

Recompensas

Ofrecer recompensas por terminar los quehaceres es una decisión personal. Algunas familias eligen dar recompensas como un factor motivante. Otras creen que las labores domésticas son responsabilidades compartidas para todos los miembros del hogar y no se requieren recompensas. Antes de discutir tus nuevas políticas de quehaceres, decide de qué lado estás en este asunto junto con tu pareja.

Diseña un Recordatorio Visual

Para ayudar a tu familia a dar seguimiento a los quehaceres diarios, haz una tabla que muestre qué hace cada quien (podrías escribir “barrer” o dibujar una escoba), así también columnas para cada día y las labores que corresponden, una columna para las actividades semanales y otra para las mensuales. Una vez que la labor haya sido completada, tus peques pueden marcarlas o poner un imán o calcomanía en ese día, para indicar que ese quehacer ha sido terminado.

chore chart

Cutline: Esta tabla de quehaceres está disponible gratuitamente AQUÍ.  here.

O crea una propia en la que tus peques pueden ayudarte a hacer las líneas, a colorear los dibujos o a decorar con divertidas estampitas o calcomanías!.

Evitando la Guerra de Quehaceres

El mundo está lleno de tareas que a nadie le gusta hacer (¿a alguien realmente le gusta lavar los trastes?), es por eso que es importante tener un buen inicio al hacer de los quehaceres parte de la rutina familiar. Las familias usualmente encuentran que les funciona muy bien rotar las tareas semanalmente. De esa forma nadie se estanca haciendo quehaceres incómodos por largo tiempo. A continuación encontrarás algunos tips para reducir las protestas y el lloriqueo cuando viene la hora de hacer sus tareas:

  • La claridad con la que comunicas las tareas de cada quien y cómo esperas que las realicen es básica.
  • Decidan la hora en las que las labores deben estar terminadas.
  • En vez de decirle a tu peque “sacude aquí”, enséñale cómo hacerlo.
  • Alienta y Motiva: Si a tu peque se le olvidó poner una bolsa nueva en el bote de la basura, enséñale donde están y ayúdale a poner la bolsa adecuadamente.

Apoya a tus peques a completar sus quehaceres. Tal vez al principio necesites supervisar los quehaceres a diario. Si no hacen sus labores de manera independiente, habrá consecuencias naturales. Por ejemplo, “podremos empezar a cenar cuando la mesa esté puesta”. La presión de los demás puede dar como resultado que el encargado se apure a terminar su tarea porque ¡el resto tiene hambre!.

Ayudar con las labores domésticas es una forma magnífica para que tu peque aprenda acerca de la importancia de contribuir con la familia. Y según un estudio de la Universidad de Minnesota (University of Minnesota), integrar a los peques en tareas domésticas en edades tempranas ayuda a valorar y a tener empatía, así como el sentido de la responsabilidad.