Al ejercer la paternidad con peques chiquitos  (en edad preescolar o menores), sabrás que llega el momento en que son físicamente capaces de sentarse en los asientos del carrito de compras, así que es una experiencia completamente diferente. Esto tal vez no sea un tema primordial para un libro de educación, pero la mayoría de los padres y madres podrán recordar la primera vez que fueron de compras con su peque y no tenían que atar al bebé a ellos o al carrito.

De cualquier forma, aquel tierno recuerdo de tener a tu peque bajo control y tus manos libres para hacer las compras, es parte de un período muy corto. Eventualmente tu peque crecerá y será muy grande para ir en el asiento del carrito. O peor, tendrás que ir de compras a algún lugar donde no ofrecen carritos – ups!!

Sea cual sea la situación, en algún momento deberás enseñar a tu peque a comportarse apropiadamente en público. Ir de compras es una parte inevitable de la vida, y lo creas o no, puede ser realmente divertido llevar a tu peque. A continuación veremos algunas estrategias para que la experiencia de ir de compras sea divertida y pacífica.

Prepárate para el Éxito

Planea tus compras cuando tú y tu peque hayan descansado, comido y estén listos para una aventura. Vayan cuando tengas suficiente tiempo para enseñarle y puedan disfrutar al obsevar el mundo a través sus ojos.

Comprar hasta el cansancio

Algunos comportamientos son normales por parte de tu peque, pero estos pueden llevarte a la frustración cuando hacen las compras juntos:

  • Con sus manitas quiere tocar todo.
  • No quiere estar cerca de ti, así que corre a otros lugares.
  • Se molesta cuando estableces límites.
  • Grita o hace ruidos desagradables después de que le pediste algo con voz amable y tranquila.

Es normal en tu peque preescolar, cansarse fácilmente, especialmente en situaciones donde se aburre o necesita ser paciente y mantener la calma en largos períodos de tiempo. Muchos padres y madres hacen “pruebas”, yendo de compras por períodos menores a 10 minutos, así preparan a su peque poco a poco para compras más prolongadas y logran un mejor comportamiento.

Establece 2 o 3 “reglas al comprar” que tu peque pueda seguir fácilmente y cúmplanlas en cada viaje a la tienda:

  • Quédate cerca de mamá o papá. (Siempre de la mano)
  • Usa tus piernitas. (Tus pies)
  • Pregunta antes de tocar. (Mantén tus manitas quietas)
  • Usa tu voz amable y tranquila.

Si decides dar una recompensa por seguir las reglas al comprar, menciona que se la darás solo hasta después de terminar las compras: “Peter, si sigues las reglas al comprar mientras estamos en la tienda, podremos ir a jugar al parque”.

Estrategias para ir de compras

Si puedes mantener el aburrimiento a raya es menos probable que tu peque se enganche con un comportamiento desagradable en la tienda. Adicionalmente a establecer reglas durante las compras u ofrecer recompensas, existen otras estrategias con las que puedes tratar para mantener a tu peque en actividad, estas pueden ser:

  • Juegos de espías
  • Cuidar la lista de las compras
  • Ayudar a encontrar los productos o tomar decisiones simples: “¿Tomamos manzanas rojas o amarillas?”
  • Trayendo productos que no sean frágiles de las repisas para ti.
  • Poniendo cosas en el carrito.
  • Encontrar diferentes colores, formas y tamaños: “Carmen, ¿puedes encontrar todas las frutas rojas?”

Las tentaciones abundan en la mayoría de las tiendas. Aún las tiendas más pequeñas y básicas venden pequeños juguetes y dulces, además se encuentran a la altura de la vista de los pequeños compradores – prepárate para poner límites en varias ocasiones durante la visita a la tienda. Algunas familias comentan antes de salir de compras acerca de lo que esperan de sus peques en la tienda: “Alison, vamos a ir a la tienda a comprar leche y cereal.  Hoy no vamos a comprar juguetes ni golosinas, pero más tarde podemos ir a comprar un libro si sigues las reglas de las compras”.

¡Super Comprador!

Recuerda que debes notar cuando tu peque esté siguiendo las reglas de la compra. “Justin, estás haciendo muy buen trabajo al estar conmigo mientras estamos de compras. Eres de gran ayuda sosteniendo la lista de compras en tus manos”.

Si tu peque necesita un poco más de incentivos para seguir las reglas de las compras, intenta con un sistema de recompensas que ofrezca una estampa o calcomanía por seguir las reglas. Establece una meta, por ejemplo 5 calcomanías para ganar un premio. Entonces, puede ganar una estampa o calcomanía por cada pasillo que haya caminado junto a ti o por no agarrar algo sin preguntar.

En general, a tu peque le gustará ayudar así como hacer cosas de “grandes”. Ir de compras con tu peque tiene sus retos, pero también es una oportunidad para tener un tiempo de enseñanza y estrechar lazos de unidad por encima de las actividades rutinarias. Con la práctica, ¡te encontrarás con que tendrás una compañía muy útil para ir de compras!